Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Por si había dudas: El mundo no acaba en 2012

Cartel de la película '2012' de Roland Emmerichtelecinco.es
El fin de los tiempos ha preocupado al hombre desde que adquirió conciencia. Y desde entonces muchos se han atrevido a pronosticarlo. El último ejemplo de este interés es la película '2012', que ha recaudado en su primer fin de semana en los cines de todo el mundo 225 millones de dólares, su director, Roland Emmerich, narra cómo el 21 de diciembre de 2012 la humanidad se extinguirá. El cineasta se hace eco así de la fecha fijada en el Calendario Maya para el cambio de era.
Sin embargo, para investigadores expertos en la Civilización Maya no hay nada más alejado de la realidad. Aunque es cierto que antes de la Navidad de 2012 se producirá la transición de la cuarta a la quinta era, según esta cultura milenaria, eso no significa que "vaya a extinguirse la especie humana", nos explica el profesor de la Universidad Complutense de Madrid, Miguel Rivera Dorado.
Cada 5.100 años aproximadamente, los mayas creían, expertos astrólogos, que se produce un cambio de era y que ello conlleva, según su mitología, la mejora de la humanidad. Dicho progreso no implica cambios físicos en el planeta, que seguirá teniendo los "mismos ríos, valles y montañas", -según puntualiza Rivera- sino un perfeccionamiento del hombre que se acerca a lo "religioso" y "espiritual".
Al comenzar la cuarta era, la actual, en el año 3.114 a.C, había humanos que aún vivían en la Edad de Bronce. En torno al 8.000 a.C. se descubrió la agricultura. Con la segunda era la agricultura llegó al Próximo Oriente y en la primera aún existían bandas de cazadores.
Los mayas no predijeron que la humanidad fuese a llegar a su fin. Todo lo contrario.  
EBP