Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El nuevo giro de Bernardo Atxaga

Bernardo Atxaga se asoma muy poco a la vida pública. Y lo hace sólo cuando quiere contar a los lectores que hay un nuevo trabajo del que hablar. El de ahora se llama "Siete casas en Francia". Una novela a la que ha dado forma en la ciudad de Reno, en Nevada, donde ha estado un año con una beca. Un lugar, asegura, muy parecido a un monasterio.
Nos busquen su mundo de Obaba en esta obra. El lector con lo que se encontrará es con otro Obaba, pero africano, porque en "Siete casas en Francia" Atxaga ha dado un importante giro en su manera de narrar. Por primera vez adoptará un tono cómico y grotesco para contarnos un periodo histórico que, en sí, es poco festivo: el de la época colonial del Congo belga bajo Leopoldo II. El héroe es ahora el capitán Lalande Birán,poeta y pintor aficionado, un ser absurdo, que reclama a una virgen por semana, y que no puede regresar a Bélgica hasta comprarle la séptima casa a su mujer.
El autor de 'Obabakoak', de 'El hombre solo', de 'El hijo del acordeonista' o de 'Esos cielos', es uno de esos autores que te reconcilia con la letra pequeña de la literatura. Apuesta por la claridad como virtud literaria de primer orden, por esos sus textos son rápidos, sin amarenamiento . Él siempre los escribe en su lengua más íntima, el euskera.
Es un autor al que no verán en eso que él llama la literatura como institución, es decir esa especie de religión a la que se suman otros autores con su iglesia, su liturgia y sus convenciones. A él es más fácil verlo en su tierra, recogiendo hierbas secas cerca de su casa en Zalduendo. Gran conferenciante y mejor conversador, le gusta hablar no sólo de literatura, sino también de política, de la lengua, de la sociedad. Así que, ya saben.
El día 1 de abril estará con nosotros para responder a todas vuestras preguntas . Le puedes llamar Bernardo, o le puedes llamar Joseba, porque el primero es el pseudónimo bajo el que se esconde. La que escribe estas líneas sabe cómo nació este nombre ficticio. Los que no lo sepais es una buena pregunta para romper el hielo el primer día de abril. A las 13.00 horas. No lo olviden.