Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las promesas hechas a los niños de "Slumdog millionaire", papel mojado

Las promesas que aseguraban para Rubina y su compañero de rodaje Azharuddin Mohamed Ismail un futuro mejor han sido muchas. La primera llegaba nada más desembarcar de Los Ángeles: "Por traer el éxito al país y por representarnos debemos darles casas a los niños", anunció el responsable de Vivienda en el gobierno indio. Pero la promesa aún no se ha cumplido. Y lo que es peor, no está claro cuándo se podrá implementar la medida.
También prometieron ofrecer recursos a los niños los equipos de producción de la película incluido su director, Danny Boyle. Hasta la pasada semana no se creaba un fideicomiso aunque no se ha revelado de cuántos fondos dispone. Deberían ser suficientes para asegurar una casa para las familias y una mensualidad que les pague una educación hasta su mayoría de edad. Responsables de ese fondo dicen que la familia ya ha visto un par de casas posibles pero, según ha asegurado el padre de la niña a una redactora de El País, ni siquiera había oido hablar de esas ayudas.
Hasta un millonario indio se sumó al carro de la generosidad y prometió pagar los estudios a la pequeña, pero el dinero parece no haber llegado.
Y aunque el dinero no llega, la posibilidad de que Rubina sea una especie de pequeña Midas está levantando un escándalo a su alrededor: desde el artículo del diario sensacionalista News of The World en el que asegura que el padre aceptó venderla por unos 226.000 euros, hasta las informaciones que hablan de una pelea familiar para ganarse los favores de la pequeña. Los padres de Rubina están separados y su padre tiene ahora una nueva esposa. Los diarios indios han sacado imágenes en las que muestran la pelea a golpes entre la madre de Rubina y la actual mujer de su padre que se acusan mutuamente de "lavar el cerebro" a la pequeña.
La única que parece ajena a toda esta disputa por el dinero es la propia Rubina: sigue viviendo en su chabola, con la misma vida que tenía antes de protagonizar la laureada "Slumdog Millionaire" a excepción de que recibe más visitas y de que ahora sueña con seguir siendo actriz. "Se siente una muy bien", ha confesado.