Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

No pesques pulpos... ¡si no quieres acabar como este gato!

'La curiosidad mató al gato', ¡qué dicho más acertado! En este caso el drama no llegó hasta tal punto, pero el ansia de este minino se volvió en su contra. Sus dueños tenían una piscina de plástico con varios pulpos en su interior. El pequeño gato intentó coger uno y lo consiguió. Cuando lo tenía entre sus dientes, el pulpo se rebeló y se quedó pegado en su cara. En ese momento, el cazador cazado lucha por deshacerse de él y echa a correr de espaldas. Por suerte, el gato finalmente es capaz de quitarse de encima al pulpo rebelde.