Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un anciano hospitalizado mejora tras reencontrarse con su perro

Un hombre hospitalizado mejora tras reencontrarse con su perrotelecinco.es

James Wathen, un hombre de 73 años hospitalizado en un centro de Kentucky (Estados Unidos), comenzó a deprimirse al no poder ver a su perro, Bubba. Una asociación baptista junto a las enfermeras del centro, consiguieron que el animal entrase en el hospital para ver a su dueño, provocando que ambos volvieran a recuperar al ánimo. Ambos habían dejado de comer, según recoge el Huffington Post.

James Wathen, estadounidense de 73 años, fue hospitalizado el pasado mes en un centro de Kentucky, Estados Unidos. El personal sanitario observó que su estado empeoraba y además dejó de comer. Estos se percataron de que echaba de menos a su perro Bubba, un chihuahua tuerto, que había sido dado al Refugio de Animales Knox-Whitley, según informa el Huffington Post.
Pero no sólo James echaba de menos a la mascota, sino que esta también le extrañaba. "El perro dejó de comer hace una semana, lo que es muy extraño", comentó Mary-Ann Smyth, presidenta del refugio. "El perro no sabía donde estaba James, y James no sabía donde estaba el perro. Lo crean o no, ambos dejaron de comer al mismo tiempo", comentó Mary-Ann.
Una vez comprbaron lo trágico que era la separación entre el dueño y su mascota, a pesar de las normas hospitalarias que prohiben la entrada de mascotas en el recinto, miembros de una asociación baptista reencontraron al anciano de 73 años y su perro, gracias al personal sanitario.
El sábado, finalmente, ambos se reunieron y experimentaron una mejora considerable. "Estaba muy triste al principio. Le llevamos al hospital envuelto en una manta blanca y estaba tiritando. Cuando estabamos a 20 pasos de la habitación de James, el perro levantó la cabeza. Sus ojos comenzaron a brillar y parecía un perro nuevo", comenta Mary-Ann.
Cuando Bubba fue cogido por James, este comenzó a llorar, y después el perro comenzó a acurrucarse junto al dueño. La presidenta del refugio comentó recientemente en un post de una red social que "Ambos están muy felices de haberse visto, y ambos parecen que ahora se encuentran mejor".