Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El detenido por grabar desnuda a Erin Andrews se declara culpable

El ejecutivo de seguros de Illinois detenido por grabar a Erin Andrews mientras se duchaba en la habitación de un hotel se declaró culpable. Michael David Barrett admitió que había viajado a otro estado sólo para filmarla. Andrews, considerada la periodista deportiva más sexy de EEUU, lo acusó de ser un depredador sexual y afirmó que esperaba que "nunca vuelva a ver la luz del día".
La reportera de la cadena ESPN exhortó al juez a aplicarle una dura sentencia y no permitirle salir en libertad bajo fianza. "Sus acciones han tenido un impacto devastador sobre mí y mi familia", dijo Andrews, que asistió a la audiencia con su padre y su abogado.
Andrews dijo que jamás olvidará que los videos de Barrett le causaron burlas incesantes de fanáticos deportivos mientras trabajaba como reportera en estadios. "No lo conozco. Nunca lo conocí personalmente, pero espero que nunca vea la luz del día".
El juez federal Manuel Real permitió que Barrett siguiera en libertad bajo fianza a la espera de su sentencia, que se conocerá el 22 de febrero. Los fiscales y Barret llegaron la semana pasada a un acuerdo para una sentencia de 27 meses de prisión, a cambio de que se declarara culpable. Pero el juez decidirá cuánto tiempo pasará en la cárcel y cuánto dinero tendrá que pagarle a Andrews como restitución.
Barrett admitió haber alquilado habitaciones de hotel contiguas a las de Andrews en tres ocasiones en el 2008 y haber grabado dos videos de la reportera mientras ésta estaba desnuda. Fue acusado de colocar los videos en Internet y de tratar de vendérselos al portal TMZ. Andrews mantuvo la calma durante la vista. En ocasiones miró al suelo mientras el juez Real leía los cargos contra Barrett, que incluían detalles sobre el cómo acusado viajó para seguirla. Ella sacudió la cabeza cuando Real leyó que Barrett compraba información sobre Andrews en la Red, y se secó las lágrimas cuando éste admitió su culpabilidad.
Los fiscales federales en Los Angeles acordaron no presentar más cargos contra Barrett. Sin embargo, éste podría enfrentarse a procesos penales en otros estados a causa de videos similares que hizo de otras mujeres.
JNP