Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

"Me drogaba para ocultar mis problemas, y de no haber parado, hubiese muerto"

La actriz tomó durante años una embriagadora mezcla de alcohol, cocaína y alucinantes, sustancias que le hacían sentir "terror" al desplomarse en el suelo de su baño después de atiborrarse a pastillas para dormir, tener pánico a no poder levantarse.
Lohan ha pasado tres veces por clínicas de rehabilitación y fue encarcelada en una ocasión tras ser detenida por llevar cocaína.
Hasta el momento, la actriz bisexual había restado importancia a sus adicciones, pero ahora la estrella ha revelado que tocó fondo y que corría el riesgo de ver volar toda su carrera profesional.
Según ha declarado al diario The Sun, su problema empeoró cuando su padre, un adicto a las drogas y ex presidiario, comenzó a hablar sobre su hija en la prensa en 2007.
Pero, ante todo, las declaraciones de Lindsay Lohan son un canto a la esperanza, a la lucha y a la fe. "Traté de enmascarar mis problemas a base de alcohol, cocaína y otras sustancias, pero ahora estoy en un momento en el que no necesito tomar nada de eso y puedo sentir, puedo emocionarme, porque yo elijo". IM