Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Abanca estudia "abrirse frente en otros mercados", sin descartar Europa, pero centrada en Latinoamérica

Escotet cree "mucho mejor" para la economía que las incógnitas para conformar gobierno se despejen rápido, para no ralentizar inversiones
El presidente del Grupo Banesco, Juan Carlos Escotet, vicepresidente a su vez de Abanca, ha revelado que la entidad financiera exploró posibles adquisiciones, respaldada por su holgura de capital y el elevado nivel de solvencia, y no descarta la posibilidad de materializar alguna compra, pero ha decidido "ampliar el compás de análisis".
Así, Escotet se ha referido a la voluntad de "abrirse frente en otros mercados" de España y el extranjero, sin descartar Europa --sobre todo "en la periferia" del estado español-- pero centrada en Latinoamérica, "origen" del grupo, que conoce "perfectamente" y en el que las "complicaciones" vividas en "muchos de esos mercados" está generando, según ha subrayado, "un margen de oportunidades tremendo".
"Sabemos hacer viajar la banca, algo que no siempre es fácil, y eso nos da la posibilidad, sobre todo contando con las capacidades instaladas que Abanca tiene, un modelo de negocio y estructuras de gobierno robustas y lo suficientemente competitivas, una tecnología francamente envidiable... eso nos da la posibilidad de poder estudiar con seriedad alternativas en el exterior", ha reivindicado el dirigente en una rueda de prensa en la que el banco presentaba sus resultados correspondientes a 2015, cuando ganó algo más de 330 millones de euros, después de impuestos.
Así, sin descartar Europa, sobre todo "en la periferia de España", ha apuntado a América, donde la institución financiera que dirige identifica "posibilidades de rentabilización considerablemente superiores a las que se están viendo en España".
"VOLUNTAD DE LARGO ALIENTO"
Durante la presentación de los resultados, Juan Carlos Escotet ha aludido a la "vocación de largo plazo" del proyecto de Abanca y, preguntado por esta expresión y otras similares, ha negado que con ello pretenda hacer alusión a rumores sobre posibles fusiones.
"Abanca ha venido para quedarse, y la comunidad lo percibe y lo entiende perfectamente", ha llamado la atención, antes de asegurar que, "de lo contrario", no se daría la evolución registrada en las distintos servicios que ofrece el banco.
A renglón seguido, Escotet ha señalado que la entidad no descarta "la posibilidad de alguna adquisición", no solo en España, sino también en el extranjero, y ha hecho referencia al comportamiento del Euríbor y a su "obligación" de "tratar de optimizar" resultados, partiendo de unas capacidades "suficientemente competitivas" como para "abrirse frente en otros mercados". De ahí, ha dicho, que estén "considerando seriamente" alguna posible compra.
En concreto, cuestionado por la participación de Abanca en la puja para hacerse con la participación de Bankia en Corporación Financiera Habana, ha informado de que el proceso "está pendiente de aprobación", en el "último trámite" y la "fase final", ante el retraso sobre lo previsto en la adjudicación de esta entidad por parte del Gobierno cubano, decisión que se está "esperando".
"MUCHA TRANQUILIDAD"
Por otra parte, sobre la situación económica, ha reconocido que "no cabe ningún tipo de duda" sobre que la evolución de las magnitudes macro, con crecimiento del PIB tanto en España como en Galicia el pasado año, "ha sido crítica en la posibilidad de crecimiento neto" de Abanca y en consecuencia en sus "logros", pero ha valorado que también la propia institución ha hecho "lo posible por acompañar" la mejoría en los indicadores.
Para 2016, ha reflexionado que "mientras más rápido se despejen las incógnitas" para la conformación de un gobierno, "mucho mejor para el devenir económico", puesto que un "aplazamiento" de esa decisión "puede ralentizar inversiones". "Hacemos nuestros votos para que esos acuerdos se produzcan en el menor tiempo", ha proclamado, antes de interpretar que esa sería "la mejor noticia" para los españoles.
Con todo, ha reiterado, como hiciera recientemente en un acto en Santiago, que Abanca afronta con "mucha tranquilidad" esta situación, al observar este "trance" como "perfectamente superable". Su visión "a largo plazo no cambia en absoluto" y no identifican "razones" para creer "comprometido en el futuro" su proyecto, ha insistido.
En este sentido, interrogado por si la expansión de la red de oficinas queda "en remojo", como él mismo lo ha expresado, ha afirmado que "en absoluto", y ha vuelto a repetir la "vocación de largo plazo" en un proyecto con "visión de largo aliento". "No cambiamos nada", ha incidido, antes de advertir que, incluso, para Abanca "puede ser una ventaja" el tratar de "aprovechar" la actitud de quienes "suelen replegarse" en situaciones como esta.