Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Abengoa se dispara más de un 50% en Bolsa a espera de conocer su plan de viabilidad

Los títulos de Abengoa se dispararon en Bolsa más de un 50%, liderando las subidas en el mercado español, a espera de que el consejo de administración de la compañía apruebe hoy el plan de viabilidad con el que el grupo pretende establecer una hoja de ruta para garantizar su futuro.
En concreto, los títulos A de Abengoa cerraron la sesión bursátil con una subida del 50,8%, para situarse por encima de la cota de los 0,55 euros, su valor más alto desde finales del año pasado.
Por su parte, las acciones Abengoa B, de las que cotizan un mayor número en el mercado pero tienen menos derechos de votos que los títulos clase A, también registraron en la jornada un repunte de casi el 35%, para alcanzar los 0,213 euros.
El consejo de administración de Abengoa dará su visto bueno a un plan, elaborado con el respaldo de la firma de asesoramiento Alvarez & Marsal, que pasará por reducir su tamaño y focalizarse en sus actividades de construcción, ingeniería e innovación, sobre las que quiere cimentar su resurgimiento empresarial.
Esta hoja de ruta para la compañía deberá contar con el visto bueno de todas las partes implicadas en el futuro del grupo: banca acreedora y bonistas. "La solución debe contar con el consenso de todos los acreedores, ya que Abengoa vale más en funcionamiento que si entra en concurso", indicaron fuentes a Europa Press fuentes implicadas en la negociación.
Y es que ese consenso entre todas las partes será necesario para que el proyecto del grupo salga adelante, ya que el plan para impulsar la Nueva Abengoa contempla una compañía un 50% más pequeña en términos de beneficio bruto de explotación (Ebitda), con una facturación un 60% inferior a los cerca de 7.700 millones de euros ingresados al año y con deuda de entre 3.000 y 4.000 millones de euros, frente a los casi 9.000 millones de euros actuales, según el borrador del plan en el que trabaja la compañía.