Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Abengoa vende su participación en planta termosolar de Abu Dhabi por 30 millones

Recibe ofertas por activos no estratégicos por más de 100 millones de euros y prevé ir cerrando algunas operaciones en los próximos días
Abengoa ha vendido a Masdar su participación en 'Shams-1', la planta termosolar de 100 megavatios (MW) desarrollada por la compañía en Abu Dhabi (Emiratos Árabes Unidos), informó la compañía.
La planta era propiedad del grupo de ingeniería y energías renovables en una 'joint-venture' junto con las compañías Total y Masdar. El importe de la venta de la participación de Abengoa en el proyecto asciende a unos 30 millones de euros, informaron a Europa Press en fuentes del mercado.
Abengoa indicó que esta operación forma parte de la venta de activos no estratégicos enmarcada dentro de su política de desinversiones.
De hecho, este no es el único activo cuyo traspaso se encuentra cerrado por el grupo, en situación de preconcurso de acreedores desde el pasado mes de noviembre. También se ha firmado la venta de su antigua sede de Abengoa en Madrid, ubicada en la calle general Martínez Campos.
Además, se han recibido ofertas por el edificio de casi 8.400 metros cuadrados que alberga las antiguas oficinas centrales de la compañía en Sevilla, así como de otros activos inmobiliarios y terrenos propiedad de la compañía y localizados en otras geografías.
En conjunto, las ofertas recibidas por Abengoa por algunos de sus activos no estratégicos superan los 100 millones de euros, cantidad en la que ya está incluido el desembolso por 'Shams-1', así como el del inmueble de Madrid y otros activos no estratégicos de Abengoa.
La compañía indicó que espera poder ir cerrando en los próximos días el resto de las operaciones. "Estos activos estaban contemplados en el plan de desinversiones a corto plazo anunciado", dijo.
Además, señaló que dichas operaciones, unidas a otras ventas previstas por la compañía que se encuentran en avanzado estado de negociación y los compromisos necesarios en las negociaciones con sus grupos de interés (bancos, bonistas, otros acreedores financieros y proveedores), permitirán a la compañía avanzar en su plan de viabilidad.
CUBRIR GASTOS.
El presidente de Abengoa, José Domínguez Abascal, indicó que los ingresos provenientes de la venta de los activos se destinarán a cubrir gastos de la compañía "para afrontar el proceso de negociación en el marco del 5 bis de la ley concursal".
Abengoa, con el asesoramiento de Alvarez & Marsal, está elaborando un plan de negocio que presentó al consejo de administración la última semana de enero. Además de continuar con la política de desinversiones, el plan también "permitirá simplificar su estructura, reducir gastos y optimizar sus recursos".
Así, Domínguez Abascal subrayó que el grupo está comprometido en transformar el proyecto para adaptarlo al nuevo entorno, "manteniendo sus señas de identidad propias entre las que destaca la tecnología puntera y la innovación que han conformado Abengoa desde sus inicios".
Ayer, Abengoa presentó a sus acreedores el plan de negocio trazado por la compañía para esquivar el concurso de acreedores y se comprometió a aportar el plan financiero la próxima semana, según informaron a Europa Press en fuentes conocedoras de las negociaciones.
El grupo de ingeniería mantuvo con sus acreedores su primera reunión con el plan de viabilidad sobre la mesa y con el objetivo de alcanzar un acuerdo sobre la estructura financiera necesaria para desarrollar el modelo de negocio definido por el equipo gestor del grupo y sus asesores Alvarez & Marsal y Lazard.
Además, Abengoa tiene abierto otro frente que prevé cerrar esta semana, el de la línea de liquidez, que negocia actualmente con los bonistas, de unos 165 millones de euros que necesita para cubrir las necesidades de la compañía durante el periodo del preconcurso de acreedores, que expira el próximo 28 de marzo.