Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Acciona rehabilita la torre Castellana 77 de Madrid

Segunda torre de oficinas que GMP reforma en el eje de negocios de Madrid
Acciona acomete actualmente las obras de rehabilitación de la torre de oficinas ubicada en el número 77 del Paseo de la Castellana de Madrid, actualmente titularidad de la inmobiliaria GMP, según informó esta compañía.
Los trabajos arrancaron a finales de 2015 y está previsto que concluyan dentro de un año, en el segundo trimestre de 2017.
GMP tiene otra torre de oficinas actualmente en rehabilitación en el Paseo de la Castellana, el eje financiero y de negocios de la capital, la ubicada en el número 81. En este caso, las obras las ejecuta OHL.
La torre 'Castellana 77' es el edificio antiguamente ocupado por Saint Gobain, mientras que la de 'Castellana 81', es la antigua sede de BBVA en Madrid antes de que la entidad bancaria se trasladara a 'La Vela'.
El edificio del número 77 cuenta con una superficie de 21.000 metros cuadrados, repartida en 18 plantas en altura, y cinco más bajo rasante que suman 200 plazas de aparcamiento.
Las obras de rehabilitación abarcan la transformación de las 18 plantas y la flexibilización de la planta baja, para que alberguen tanto oficinas como locales comerciales, además de la renovación de todas sus instalaciones.
FACHADA CUBIERTA DE LAMAS.
Los trabajos persiguen además posicionar al edificio como "uno de los más sostenibles y eficientes del mercado de oficinas de Madrid" mediante la implementación de actuaciones específicas en materia de ahorro y energía. De hecho, según GMP el inmueble ya obtenido la 'precertificación' LEED Oro.
El proyecto de rehabilitación, presentado este jueves a los principales agentes del mercado, es obra de la firma 'Luis Vidal + Arquitectos', que ha pretendido imprimir a la torre un diseño "que aúna una estética vanguardista con un concepto arquitectónico sostenible".
La fachada será el elemento más destacado del proyecto, dado que estará recubierta de lamas que protegerán al interior del edificio de la incidencia solar directa.
Este diseño es fruto de un estudio sobre el impacto del sol en el inmueble a distintas horas del día, que además de generar "importantes ahorros energéticos, también permitirá un mayor confort y bienestar a los ocupantes del edificio". Además, permite amplias posibilidades de iluminación de las lamas en horario nocturno.
GMP ha encargado a las consultoras inmobiliarias CBRE y Cushman & Wakefield la comercialización del espacio de oficinas del edificio. Estas firmas consideran que recuperación de este inmueble supondrá "un claro impulso a la zona de Azca de la capital, dada la escasez de edificios de calidad".