Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Acreedores y bonistas de Abengoa tendrán el control accionarial de la firma, según el plan de viabilidad

La banca acreedora de Abengoa y los tenedores de bonos se harán con el control accionarial de la compañía al capitalizar deuda, de modo que los actuales accionistas, entre ellos la familia Benjumea, verán reducida su participación a un porcentaje minoritario, informaron a Europa Press en fuentes financieras.
Esta es una de las opciones que se incluyen en el plan de viabilidad que presentará Abengoa el próximo 18 de enero y que tiene que revisar la firma KPMG con el objetivo de que sea sometido a la aprobación del consejo de administración de la compañía el 25 de este mes.
La capitalización de la deuda por parte de la banca acreedora (el llamado G-7), además del canje de bonos por acciones, implicaría que entidades financieras y bonistas se harían con aproximadamente las tres cuartas partes del accionariado de Abengoa, lo que diluiría al 25% la participación de los actuales accionistas, entre ellos las familias fundadoras, agrupadas en la sociedad Inversión Corporativa.
El diario 'El País' indica este jueves que la familia Benjumea y los restantes fundadores de Abengoa verán reducidos sus derechos de voto a cerca del 8% como consecuencia de la entrada en el capital de los fondos propietarios de los bonos y de la banca acreedora, que tendrán en torno al 75%.
El objetivo es implementar este plan antes del 28 de marzo, cuando vence el plazo del preconcurso. Los bancos que integran el G-7 son Santander, Caixa, Popular, Sabadell, Bankia, HSBC y Credit Agricole.
No obstante, la banca espera que en el marco del proceso de reestructuración de deuda la compañía acelere sus planes de desinversión de activos, algo que podría reducir el importe de la deuda.
El plan de viabilidad, en el que Abengoa trabaja con el empeño de mantener su 'core business' y preservar el valor de la empresa, ha contado para su elaboración con la asesoramiento Alvarez & Marsal.
El plan se encuentra condicionado a la obtención del visto bueno del consejo de administración de Abengoa, momento a partir del cual la empresa, con el respaldo de Alvarez & Marsal y Lazard, estará en condiciones de presentar su contenido a sus 'stakeholders'.
Esta presentación permitirá alinear las diferentes visiones con el objeto de definir el plan de reestructuración de la deuda, antes de que concluya el próximo 28 de marzo el periodo de preconcurso.
El grupo de ingeniería y energías renovables, que presentó preconcurso de acreedores el pasado 25 de noviembre, ya suscribió el pasado 24 de diciembre un préstamo con la banca acreedora por 106 millones de euros con vencimiento a 17 de marzo de 2016 para atender a necesidades corporativas generales.
Como aval a este préstamo, Abengoa ha ofrecido un 17,3% de Abengoa Yield, recientemente rebautizada como Atlantica Yield, tras lo que eleva al 39,5% el porcentaje de esta sociedad puesto como garantía. En la actualidad, la empresa española dispone de cerca de un 41% en Atlantica Yield.