Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Alemania, presionada, condiciona su ayuda a que Grecia haga un duro plan de ajuste

Según un breve comunicado de la Casa Blanca, los dos mandatarios han abordado "la importancia de medidas decididas por parte de Grecia y un apoyo oportuno del Fondo Monetario Internacional y de Europa para atajar las dificultades económicas griegas".
La conversación, según se ha precisado, "forma parte de una serie de consultas entre estrechos aliados sobre cuestiones globales".
Horas antes, el portavoz presidencial estadounidense, Bill Burton, había afirmado que la crisis de la deuda griega y su posible extensión a otros países europeos es "algo de gran preocupación" para Obama, y que el Gobierno de EE.UU. "supervisa muy de cerca" la evolución de la crisis que amenaza con extenderse a otros países de Europa.
Las necesidades financieras de Grecia para los próximos tres años superan con creces los 80.000 millones de euros inicialmente estimados y podrían alcanzar los 135.000 millones, según reconoció el Gobierno alemán.
Ante esta situación, la UE tiene previsto en torno al 10 de mayo una cumbre extraordinaria de los países de la zona euro para adoptar el paquete de rescate para la nación helena.
Después de reunirse en Berlín con el director del FMI, Dominique Strauss-Kahn, la canciller germana ha asegurado que su país "hará su aporte" al plan de rescate para Grecia de la Unión Europea (UE) y que cumplirá con su obligación de contribuir a la estabilización de la Eurozona. EPF