Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Alemania crece un 0,3% en el segundo trimestre y Francia sigue estancada

Hollande y Merkeltelecinco.es
La economía alemana experimentó en el segundo trimestre del año una expansión del 0,3% respecto a los tres meses anteriores, cuando había crecido medio punto, superando así las expectativas del mercado, en contraste con el estancamiento registrado por el producto interior bruto (PIB) de Francia, que acumula ya tres trimestres consecutivos sin variaciones en la tasa de actividad.
En términos interanuales, la economía germana registró un crecimiento del 0,5%, un incremento lastrado en parte porque el trimestre contaba con un día laboral menos que en 2011. De hecho, ajustando el calendario el crecimiento del PIB fue del 1%, informó la Oficina Federal de Estadística alemana, Destatis.
En el caso de Alemania, la economía se benefició de la contribución positiva procedente del consumo y la balanza comercial, ya que las exportaciones crecieron algo más que las importaciones, mientras que el gasto de los hogares y del Gobierno compensó la caída en la formación de capital observada en el segmento de la maquinaria y equipamientos.
Asimismo, el instituto estadístico germano destacó que el crecimiento de la economía se produjo en un escenario en el que un total de 41,6 millones de personas estaban ocupadas, lo que representa un alza de 514.000 trabajadores respecto al mismo periodo de 2011.
En contraste con la capacidad de resistencia de la 'locomotora' europea, la economía francesa volvió a estancarse por tercer trimestre consecutivo ante el ligero descenso del gasto de los consumidores y el incremento de las importaciones.
En concreto, el consumo de los hogares retrocedió un 0,2%, mientras que las importaciones crecieron un 1,8%, frente al aumento del 0,2% de las exportaciones. De este modo, la balanza comercial restó medio punto al crecimiento del PIB.