Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Alierta afirma que no compró "ni una acción de Tabacalera" en 1997

El presidente de Telefónica, César Alierta, durante el juicio oral por el caso Tabacalera, después de que la Sección 17 de la Audiencia Provincial de Madrid haya decidido reanudar el juicio. EFEtelecinco.es
El presidente de Telefónica, César Alierta, aseguró hoy que no compró "ni una acción de Tabacalera ni directa ni indirectamente" en el año 1997, cuando la empresa realizó diversas operaciones de relevancia, por lo que consideró que no hubo "ninguna utilización de información privilegiada" en beneficio propio.
En su declaración como acusado durante el juicio oral que se sigue en la Audiencia Provincial de Madrid por el caso Tabacalera, Alierta afirmó que no comentó "con nadie" los movimientos estratégicos llevados a cabo en 1997 por la empresa, ni dio recomendaciones de inversión a ningún miembro de su familia, y según la Fiscalía Anticorrupción empezó a invertir en Tabacalera en mayo de aquel año.
Entre las sociedades utilizadas para la inversión figura Lierde, en la que Alierta y su mujer tenían el 35% del capital, y cuyas compras de acciones el presidente de Telefónica aseguró desconocer por ser decisión de la gestora, si bien destacó que sus posiciones en Tabacalera apenas generaron el 2% de las plusvalías totales.
Alierta defendió en cualquier caso que la adquisición de la compañía estadounidense Havatampa y la subida de los precios del tabaco tuvo un impacto "cero" en la cotización de la compañía tras la comunicación de la operación a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) y la publicación en el Boletín Oficial del Estado (BOE) del anuncio del precio del tabaco rubio.
"Está clarísimo y es evidente que no he comprado ninguna acción y que el tema del precio del tabaco y de Havatampa tuvo un efecto en la cotización que fue cero, por lo que no ha habido ninguna utilización de la información", sostuvo Alierta.
Respecto a la subida del precio del tabaco rubio, recordó que llevaba pendiente casi un año tras el alza del tabaco negro y que se hizo efectiva después de que Philip Morris les comunicara su decisión de elevar las cajetillas.
Además, también hizo hincapié en que el mercado conocía la intención de Tabacalera de realizar adquisiciones porque habían anunciado "por activa y por pasiva" que querían expandirse en el mercado de EEUU.
Preguntado por el fiscal "si tenía prisa en comunicar la operación de Havatampa para hacerla coincidir con la inminente subida del tabaco", Alierta afirmó que la compañía estaba obligada a comunicar a los mercados toda la información relevante, por lo que "como teníamos un acuerdo de intenciones prácticamente cerrado, por eso se lo comunicamos al mercado".
Durante su declaración, Alierta aseguró además que se enteró en 2002 de la compra de títulos de Tabacalera por parte de Creaciones Baluarte, la sociedad inversora constituida por Alierta y vendida en mayo de 1997 a su sobrino Luis Javier Plácer, que la Fiscalía Anticorrupción considera el instrumento utilizado para la obtención de beneficios con el uso de información privilegiada.
El fiscal Alejandro Luzón pide cuatro años y medio de prisión para Alierta y cuatro años de cárcel para su sobrino por el presunto uso de información privilegiada en la compra-venta de títulos de Tabacalera en 1997, que les reportó un beneficio de 1,86 millones de euros.
Antes de comenzar su declaración como acusado, el presidente de Telefónica aseguró estar "contento" por llevar "muchos años esperando este momento, porque se han dicho muchas cosas inciertas que demuestran el completo desconocimiento por parte del fiscal del comportamiento del mercado de valores".
Precisamente, los desencuentros entre Alierta y la Fiscalía Anticorrupción llevaron a la presidenta de la Sección 17 de la Audiencia Provincial de Madrid, Manuela Carmena, a mediar y a pedir al presidente de Telefónica que no realizara "reproches sistemáticos" contra el Ministerio Fiscal.
Tras insistir en que "no he comprado ni una acción de Tabacalera ni directa ni indirectamente y nunca he ganado ni un céntimo porque no he comprado una acción de Tabacalera", Alierta se quejó de que "el único presidente de una empresa participada por el Estado que no compró acciones fui yo y soy el único que tiene una querella, lo cual me tiene realmente perplejo".
Durante la sesión de la tarde declaró el actual secretario del consejo de Telefónica, Ramiro Sánchez, que ocupaba ese mismo puesto en Tabacalera en 1997.
Sánchez señaló que Tabacalera decidió subir los precios del tabaco rubio el 12 de septiembre después de sospechar que Philip Morris iba a hacer lo propio y que fue Alierta quien tomó el acuerdo tras ser autorizados por el delegado del Gobierno porque el sector del tabaco estaba regulado.
"La sorpresa para el mercado fue que los dos (Philip Morris y Tabacalera) subíamos el mismo día", lo que ponía fin a la guerra de precios en el sector, declaró Sánchez, quien negó que Tabacalera "ocultara" la decisión a la CNMV porque se había publicado en el BOE el sábado 13 de septiembre de 1997.