Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

(Ampl.) Brasil adjudica a un consorcio local la autopista federal BR-050

((ESTA NOTICIA SUSTITUYE Y AMPLIA A LA ANTERIOR SOBRE EL MISMO TEMA))
Brasil ha adjudicado a un grupo de firmas locales el contrato de ampliación y gestión durante treinta años de una autopista de las que ha sacado a concurso, la BR-050, un proyecto estimado en 963 millones de dólares (724 millones de euros).
El grupo que se ha hecho con la concesión está integrado por firmas brasileñas lideradas por Senpar y Ellenco Construçoes, según datos de la Agencia Nacional de Transportes Terrestres (ANTT) de Brasil.
Se trata de uno de los ocho grupos que pujaron por la autopista, entre los que figuraba Abertis, que de esta forma había puesto en en marcha su anunciada expansión por Brasil, país en el que se posicionó el pasado año al comprar a OHL un conjunto de autopistas, un total de nueve concesiones que suman 3.226 kilómetros.
El grupo de concesiones español presentó oferta en alianza con su socio en el país, el fondo Brookfield, dado que la formuló a través de Arteris, sociedad participada por ambos a través de la que ostentan las autopistas que gestionan en Brasil.
El proyecto consiste en la ampliación y explotación durante treinta años de la autopista federal BR-050, de 436 kilómetros de longitud, que une Goias con Sao Paulo y Minas Gerais.
El resto de compañías que concurrieron al proyecto son tamién locales. Entre ellas figuraban Ecorodovias, Odbebrecht, grupo Queiroz Galvao, Triunfo Participaçoes e Investimentos (TPI) -- empresa de inversiones Constructora Triunfo--, y la Compañía de Participaciones en Concesiones (CPC).
La pasada semana, con ocasión de la celebración de su 'Investor Day', Abertis manifestó su intención de analizar las nuevas oportunidades de inversión que surjan en el mercado brasileño de carreteras, ante el anuncio del Gobierno federal de lanzar una nueva ronda de concesiones este año y del nuevo paquete de concesiones de vías que prepara el Estado de Sao Paulo.
No obstante, la compañía que preside Salvador Alemany ratificó su compromiso de "cumplir estrictamente todas las obligaciones de inversión" en las autopistas que ya gestiona en el país, que se estiman en un total de 2.300 millones de euros hasta el final del plazo de concesión en 2033.
Adicionalmente, indicó que está trabajando con la Administración brasileña para realizar mejoras adicionales en las autopistas a cambio de aumentos del plazo de gestión o subidas de peajes.