Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

(Ampl.) Cisco reduce su beneficio un 21% en su ejercicio fiscal y anuncia la supresión de 6.000 empleos

Cisco Systems anunció que al cierre de su ejercicio fiscal obtuvo un beneficio neto de 7.853 millones de dólares (5.870 millones de euros), un 21% menos que el año anterior, cuando sus beneficios alcanzaban los 9.983 millones de dólares (7.450 millones de euros), según informó la compañía, que anunció la supresión de 6.000 puestos de trabajo.
Por su parte, la facturación de Cisco descendió un 3,1% respecto al año anterior, con unas cifras de venta de 47.142 millones de dólares (35.239 millones de euros).
En el cuarto trimestre de su ejercicio fiscal, Cisco logró un beneficio neto de 2.835 millones de dólares (2.119 millones de euros) y una facturación de 12.357 millones de dólares (9.238 millones de euros).
Estos resultados son muy similares en ambos casos a los obtenidos en el mismo periodo de 2013, cuando obtuvo un beneficio neto de 2.270 millones de dólares (1.694 millones de euros) y una facturación de 12.417 millones de dólares (9.266 millones de euros).
Por otro lado, la compañía ha anunciado que suprimirá 6.000 puestos de trabajo en su próximo ejercicio, lo que equivale a alrededor del 8% de su actual plantilla, una medida que supondrá un cargo por reestructuración de 700 millones de dólares (523 millones de euros) en los resultados de su próximo ejercicio fiscal.
Este recorte de la plantilla es el cuarto que realiza la compañía estadounidense en los últimos cuatro años, puesto que ya redujo su plantilla en 4.000 personas el pasado año y en alrededor de 11.000 personas en 2011, entre otros recortes.
En una conferencia con analistas, la empresa achacó esta decisión a la incertidumbre y a los vientos en contra que imperan en el entorno global, así como a la ralentización de algunos de sus mercados. En este contexto, Cisco prevé centrar sus inversiones en áreas de crecimiento como los servicios en la nube o de seguridad.