Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

(Ampl.) Oryzon Genomics pierde 992.000 euros en 2015, pero cumple los objetivos del plan de negocio

Oryzon Genomics registró unas pérdidas de 992.000 euros en 2015, frente a las ganancias de 6,65 millones de euros obtenidas un año antes, por los gastos en investigación acometidos, si bien ha cumplido los objetivos marcados en su plan de negocio, anunció en una nota remitida a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).
Este resultado se produce después de que la cifra de negocio de la empresa de epigenética se redujera a una tercera parte, de 13,1 millones de euros en 2014 a 4,2 millones. El resultado de explotación fue negativo por valor de 233.000 euros, frente a los números positivos de 6,1 millones un año antes.
Oryzon Genomics, que dispone de una plantilla de 28 personas a cierre del pasado ejercicio, frente a 20 personas un año antes, ha realizado inversiones en I+D de 4,2 millones de euros, de los cuales 1,2 corresponden a gastos de investigación.
Estos gastos en investigación se han llevado a pérdidas y explican el resultado negativo del ejercicio. El patrimonio neto de Oryzon alcanza los 27,6 millones de euros, cifra en la que figuran 16,5 millones de euros de ampliación de capital y 1,9 millones de euros de costes de operación y de salida a cotización al mercado continuo.
El efectivo y las inversiones financieras a corto plazo han registrado un incremento de un 113% con respecto al ejercicio precedente y alcanzan los 21,7 millones de euros, lo que garantiza el desarrollo de sus actividades de I+D en el campo de la epigenética para el próximo ejercicio.
El importe neto de la cifra de negocios de 4,3 millones de euros recoge ingresos procedentes de la consecución de un hito clínico del fármaco más avanzado en enfermedades oncológicas, ORY-1001.
El presidente de Oryzon, Carlos Buesa, señala que "el modelo de negocio del sector biotecnológico se analiza considerando los avances en los programas científicos, la inversión en I+D y la capacidad de generación de financiación disponible para continuar desarrollando programas que permitan ser licenciados a las grandes multinacionales farmacéuticas".
"A diferencia de otros sectores tradicionales, en los que el análisis debe focalizarse en el crecimiento en ventas, el desarrollo del margen de contribución y el resultado de las operaciones, el análisis de las compañías biofarmacéuticas, basadas en la innovación, se centra en la capacidad de inversión en I+D y la generación de financiación", advierte.
"Las ventas y los resultados son importantes, pero su análisis debe ser plurianual, en periodos quinquenales, que permiten mitigar los efectos de cierres anuales, con cifras a modo de dientes de sierra", explica el directivo.