Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

(Ampl.) El número de desempleados en Francia vuelve a marcar un máximo histórico en diciembre

El número de desempleados en Francia ha vuelto a marcar un nuevo máximo histórico en el mes de diciembre tras aumentar un 0,4% y alcanzar los 3.590.600 millones de personas desempleadas, según ha informado el Ministerio de Trabajo, Empleo y Diálogo Social de Francia en un comunicado.
En concreto, el número de desempleados ha aumentado en 15.800 personas en el último mes del año respecto a noviembre, cuando había 3.574.800 millones de parados registrados.
En comparación con el mismo mes del año pasado, cuando el número de parados era de 3.500.700 parados, el número de desempleados se ha incrementado un 2,6%.
Ante estos datos, el Ministerio ha explicado que el mes de diciembre ha tenido en cuenta los efectos de la caída de la actividad registrada en "varios sectores" en el periodo entre noviembre y diciembre.
Además, el Ministerio de Trabajo galo ha indicado que en términos netos se han creado 46.000 nuevos trabajos, marcando una nueva tendencia "después de años de destrucción" de puestos de trabajo.
En esta línea, ha destacado que el número de solicitantes de empleo menores de 24 años ha disminuido un 4% en términos interanuales, indicando que "es el primer año de descenso significativo del desempleo juvenil desde 2010".
Sin embargo, el Ministerio ha reconocido que este contexto "justifica" el ambicioso plan presentado la semana pasada por el presidente francés, François Hollande, que afirmó que el país se encuentra en un "estado de emergencia económica y social".
Este 'plan de choque' estará dotado con 2.000 millones de euros y tiene como objetivo principal combatir el desempleo de larga duración y mejorar la formación y empleabilidad de los parados.
En concreto, las medidas desgranadas por Hollande contemplan bonificaciones de 2.000 euros en dos años para la contratación de parados de larga duración por parte de empresas con menos de 250 empleados y sueldos de al menos 1,3 veces el salario mínimo.
Asimismo, el plan incluye un plan de formación para desempleados de larga duración, del que se beneficiarán medio millón de personas y que estará orientado particularmente hacia la creación de empresas por parte de los demandantes de empleo.