Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Audiencia Nacional desestima el recurso de la patronal cárnica tras la sanción de Competencia

La Audiencia Nacional ha desestimado el recurso contencioso-administrativo interpuesto por la Asociación Nacional de Industrias de Carne de España (Anice) tras la sanción de 31.500 euros interpuesta por la Comisión Nacional de Competencia (CNMC) por incumplir la Ley de Defensa de la Competencia.
En concreto, el organismo presidido por Marín Quemada sancionó a la mayor asociación cárnica de España y a la Federación Catalana de Industrias de la Carne (FECIC), con otra multa de 31.500 euros, por recomendar a sus empresas la repercusión al ganadero de los gastos derivados de la retirada y eliminación de los Materiales Específicos de Riesgo (MER).
El auto de la Audiencia Nacional ha confirmado la resolución impugnada por la Asociación Nacional de Industrias de Carne de España por su conformidad a Derecho y con la imposición de costas a la parte actora.
En su resolución del 7 de noviembre de 2012, el consejo de Competencia consideraba acreditado que realizaron dicha recomendación mediante el envío de las circulares que justificaban la legalidad de dicha repercusión.
La CNMC considera que la conducta, por su contenido y por su difusión, pues se dirigieron a todos los asociados, y por quien las efectúa, dos asociaciones representativas del sector, tiene por objeto propiciar el alineamiento en el comportamiento de las industrias cárnicas en su relación con los ganaderos en lo que se refiere a la repercusión a éstos del coste de los MER.
Por lo tanto, era apta para falsear la libre competencia, al facilitar la unificación de la conducta de empresas competidoras.
En concreto, la Dirección de Investigación de la CNMC abrió en mayo de 2011 un expediente sancionador contra la Confederación de Organizaciones Empresariales del Sector Cárnico de España (Confecarne), AICE y Fecic por una posible conducta anticompetitiva, que habría consistido en llevar a cabo dicha recomendación colectiva.
Las conductas analizadas tienen origen en la denuncia presentada por la Asociación Española de Productores de Carne de Vacuno (Asoprovac), la Confederación de Cooperativas Agroalimentarias de España y la Asociación Agraria Jóvenes Agricultores (Asaja).