Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

BBVA descarta un debilitamiento de la actividad y afirma que PIB creció un 0,8% en el cuarto trimestre

El Servicio de Estudios del BBVA (BBVA Research) no ve señales de debilitamiento en el PIB y estima que la economía creció un 0,8% en la última parte del año, lo mismo que en el tercer trimestre.
En el último observatorio económico, BBVA Research considera que esta cifra es consistente con las estimaciones adelantadas y supondría que el PIB habría crecido un 3,2% en el conjunto del ejercicio.
A su parecer, el crecimiento continúa encontrando soporte tanto en elementos internos como externos, como los bajos precios del petróleo, la mejora paulatina de la demanda europea y la política del Banco Central Europeo (BCE).
A nivel interno, BBVA Research señala tanto elementos transitorios como estructurales, como el tono expansivo de la política fiscal, las repercusiones de algunas reformas económicas y los cambios en la estructura productiva.
En este contexto, la entidad cree que los datos muestran que la recuperación continúa y que no hay aún efectos significativos de la mayor incertidumbre en los países emergentes, la volatilidad de los mercados de capitales y el contexto político interno.
En un repaso más exhaustivo del crecimiento en el cuarto trimestre, BBVA Research afirma que la demanda doméstica volvió a ser el principal soporte del PIB en la última parte del año pasado.
En concreto, el consumo de los hogares lideró de nuevo la recuperación al crecer a una tasa similar a la registrada el trimestre anterior, mientas que la inversión en maquinaria y equipo mostró una desaceleración.
Dentro de la demanda externa, las exportaciones continuaron creciendo al cierre de 2015, aunque a un ritmo menor que el de los primeros nueve meses del año. Por su parte, la inversión residencial volvió a crecer en el último trimestre de 2015.
Según BBVA, esta recuperación cíclica continúa siendo el soporte de la reducción del déficit público, aunque la entidad cree que los datos observados evidencian la dificultad para cumplir los objetivos presupuestarios (4,2% al cierre de 2015).
EL EMPLEO SE FORTALECE
El empleo, en cambio, se recuperó en la parte final del año pasado, puesto que el número de afiliados se aceleró significativamente tras la atonía del tercer trimestre. Además, la contratación volvió a aumentar y se mantuvo el ritmo de disminución del desempleo registrado.
En este contexto, los precios se estancaron en diciembre tras cuatro meses de descensos, se incrementó el superávit por cuenta corriente y la economía amplió su capacidad de financiación.
Hacia adelante, BBVA Research espera que la economía siga exhibiendo esta capacidad de financiación respecto al resto del mundo, dado su ajuste estructural, el crecimiento de las exportaciones, los bajos tipos de interés y el abaratamiento acumulado del crudo.