Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El BCE prevé un deterioro mayor del mercado laboral en la zona del euro

Jean-Claude Trichet, presidente del Banco Central Europeo (BCE). EFE/Archivotelecinco.es
El Banco Central Europeo (BCE) prevé un deterioro mayor del mercado laboral en la zona del euro los próximos meses, que afectará a la actividad económica.
El BCE informó en su boletín mensual de junio, publicado hoy, de que tras la fuerte contracción sufrida en los dos primeros trimestres, "la actividad económica va a caer a tasas mucho menos negativas en lo que queda de 2009".
La entidad monetaria pronostica tasas de crecimiento positivas trimestrales a mediados de 2010 tras una fase de estabilización.
"Esta valoración incorpora efectos retrasados adversos, como un deterioro mayor en el mercado laboral que se materializará posiblemente los próximos meses", según el BCE.
El desempleo afectó en abril al 9,2 por ciento de la población activa en la zona del euro, 14,579 millones de personas, el nivel más alto desde 1999, según datos de Eurostat.
España encabeza la tasa de desempleo en la zona del euro con un 18,1 por ciento en abril.
En Alemania, la mayor economía de la zona del euro, el índice de desempleo ha aumentado pero de forma moderada y fue en abril del 7,7 por ciento (7,4 por ciento en marzo), mientras en Francia el incremento ha sido más notorio con una tasa del 8,9 por ciento en abril (7,6 por ciento en marzo).
Sin embargo, en Holanda el desempleo es sólo del 3 por ciento y en Austria del 4,2 por ciento.
El BCE considera que "la situación actual puede ser vista como un catalizador para acelerar la implementación de reformas internas necesarias, particularmente reformas en el mercado laboral para facilitar la fijación de salarios apropiada y movilidad laboral en sectores y regiones".
Recientemente, el banco europeo ha observado "signos de estabilización (económica) en los datos de las encuestas, aunque a niveles muy bajos".
El BCE mantuvo la semana pasada los tipos básicos de interés en el 1 por ciento y su presidente, Jean-Claude Trichet, consideró que es un nivel adecuado, de momento, pero que la entidad podría bajarlos más en caso de que sea necesario.
El banco europeo señala que "los indicadores disponibles de expectativas de inflación a medio y largo plazo permanecen firmemente anclados en línea con el objetivo del Consejo de Gobierno de mantener la tasa de inflación por debajo pero cerca del 2 por ciento a medio plazo".
Las presiones inflacionistas son actualmente moderadas, ya que el crecimiento monetario y del crédito han caído más.
Por ello, el Consejo de Gobierno prevé que se mantenga la estabilidad de precios a medio plazo, lo que apoyará el poder adquisitivo de los hogares de la zona del euro.
El BCE ha revisado drásticamente a la baja sus previsiones de crecimiento para 2009 ya que la contracción de la actividad económica en el primer trimestre ha sido más fuerte de lo esperado (un 2,5 por ciento frente al trimestre anterior, según cifras de Eurostat) y tendrá un impacto negativo significativo en la media del conjunto del año.
La entidad monetaria europea prevé ahora una contracción media de la economía del área euro en 2009 del 4,6 por ciento y en 2010 del 0,3 por ciento.
Además, la tasa anual de inflación será de una media del 0,3 por ciento en 2009 y del 1 por ciento para 2010.