Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Banco de Japón no añade más estímulos para compensar la subida del IVA

El consejo de política monetaria del Banco de Japón ha decidido por unanimidad mantener sin cambios su programa de flexibilización cuantitativa y cualitativa al considerar que la recuperación de la economía nipona mantendrá un ritmo moderado a pesar del impacto sobre la demanda de la reciente subida del IVA.
"La economía de Japón continuará su moderada recuperación, aunque se verá afectada por el descenso de la demanda tras la subida del impuesto al consumo", indicó el instituto emisor japonés en un comunicado.
El pasado 1 de abril entró en vigor en Japón una subida del IVA que incrementa el impuesto hasta el 8% desde el anterior 5%, que supone el primer aumento del impuesto en 17 años y puede frenar el gasto de los consumidores nipones, principal componente del PIB japonés.
Entre los riesgos potenciales para sus previsiones, la entidad presidida por Haruhiko Kuroda señala a la evolución de las economías emergentes y exportadoras de materias primas, así como a las perspectivas para el problema de la deuda de la eurozona y el ritmo de la recuperación en EEUU.
De este modo, el Banco de Japón calcula que, excluyendo los efectos de esta subida del IVA, la tasa de inflación del país se mantendrá en torno al 1,25% durante algún tiempo.
En este sentido, el Banco de Japón reiteró su compromiso de mantener "por el tiempo necesario" su programa de alivio cuantitativo y cualitativo con el fin de alcanzar el objetivo de estabilidad de precios con una inflación de alrededor del 2%.
Así, la institución seguirá llevando a cabo operaciones en los mercados con el fin de ampliar la base monetaria a un ritmo anual de entre 60 y 70 billones de yenes (425.550 y 495.475 millones de euros).
No obstante, el Banco de Japón apuntó que "se examinarán tanto los riesgos al alza como a la baja para la actividad económica y los precios y realizará los ajustes apropiados", añadió.