Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Banco de Japón amplía su masivo plan de estímulos a la economía

División en el seno de la entidad, que ha tomado la decisión por una mayoría de 5 votos a favor frente a 4 contrarios
El Consejo de Política Monetaria del Banco de Japón (BoJ) ha decidido acelerar su plan para ampliar la base monetaria del país a un ritmo anual de 80 billones de yenes anuales (572.000 millones de euros) en vez de los entre 60 y 70 billones de yenes (429.176 y 500.706 millones de euros) anteriormente previstos, según informó la institución.
"El BoJ realizará operaciones monetarias con el fin de incrementar la base monetaria a un ritmo anual de unos 80 billones de yenes, lo que representa la suma de entre 10 y 20 billones de yenes con respecto a la situación anterior", indicó la entidad en un comunicado.
La decisión, que se ha tomado por una ajustada mayoría de cinco votos favorables frente a cuatro contrarios, muestra la profunda división en el seno de la institución presidida por Haruhiko Kuroda, que reconoce así implícitamente el debilitamiento de la economía nipona y del efecto del paquete de medidas adoptado en abril de 2013.
En este sentido, el BoJ señala en sus proyecciones macroeconómicas que el crecimiento de la economía nipona en 2014 será "algo menor" de lo previsto debido principalmente al impacto sobre la demanda que ha tenido la subida del IVA, así como por el relativo debilitamiento de las exportaciones.
Asimismo, el instituto emisor japonés reconoce que sus expectativas de incremento de la inflación para 2015 son ahora algo inferiores a las anteriores previsiones como consecuencia del descenso a nivel internacional de los precios de las materias primas, aunque mantiene las de 2016.
De este modo, el BoJ aseguró que "continuará el tiempo que sea necesario con su programa de flexibilización cuantitativa y cualitativa (QQE) con el fin de lograr la meta de estabilidad de precios del 2%".
"S examinarán los riesgos tanto al alza como a la baja para la actividad económica y los precios y se realizarán los ajustes apropiados", añadió.