Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Banco Mundial alerta de que se mantendrá el alto precio de los alimentos

Los elevados precios de los alimentos, que han provocado manifestaciones violentas en distintos países y amenazan con desestabilizar a varias docenas de naciones alrededor del mundo, se prolongarán durante años, según el Banco Mundial (BM). En un informe, el Banco prevé que los precios de las cosechas sigan altos en el 2008 y el 2009 y que empiecen a caer a partir de esa fecha, aunque las proyecciones del Banco Mundial apuntan que los precios se mantendrán por encima de los niveles de 2004 hasta el año 2015 para la mayoría de las cosechas.
El Banco recuerda en un breve informe que presentará durante el fin de semana ante el Comité de Desarrollo, organismo conjunto del Banco y el Fondo Monetario Internacional (FMI), que los incrementos en los precios globales del trigo alcanzaron el 181 por ciento en los 36 meses hasta febrero pasado.

"Los elevados precios de los alimentos amenazan los avances recientes en la lucha contra la pobreza y la malnutrición y es probable que persistan en el medio plazo", ha señalado el organismo en un comunicado.
"En muchos países y regiones la inflación alimentaria es más alta que el conjunto de la inflación y contribuye a presiones inflacionarias subyacentes", apunta el informe. El Banco cita, en ese sentido, el caso de Europa y Asia Central, donde la inflación media fue del 10 por ciento en el 2007, mientras que la inflación relacionada con los alimentos alcanzó el 15 por ciento. En el caso del pan y los cereales los incrementos medios de precios fueron del 23 por ciento.
Países vulnerables
"Debemos de ofrecer no sólo ayuda inmediata, sino también ayudar a los países a identificar acciones y políticas para reducir el impacto sobre los más vulnerables del planeta", ha explicado el presidente del Banco Mundial, Robert Zoellick, en el citado comunicado.

El informe destaca que entre los factores que han contribuido al repunte de los precios de los alimentos está la mayor producción de biocombustibles, que está desviando una gran cantidad de la producción de maíz a la producción de combustibles.

También señala que muchos gobiernos ya han comenzado a tomar medidas, al utilizar distintos programas sociales ya en marcha para ayudar a los más pobres, así como al decidir intercambiar comida por mano de obra o distribuir ayuda alimenticia de emergencia. El Banco apunta que varios países también han reducido los impuestos sobre alimentos básicos para ofrecer cierto alivio a los consumidores.
KOD