Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Banco Mundial alerta de "preocupante" el aumento del proteccionismo en los países del G-20

El Banco Mundial (BM) alertó hoy de que 17 de los miembros del G-20 han implementado un total de 47 medidas que restringen el comercio desde que en noviembre del año pasado se comprometieron a evitar el proteccionismo.
El organismo menciona en un nuevo estudio que desde octubre pasado cuando arrancó con plena fuerza la crisis financiera, los responsables del G-20 han propuesto o implementado 78 medidas comerciales.
De ellas, 66 implican restricciones comerciales y un total de 47 fueron finalmente aprobadas.
El Banco destaca que aunque el impacto de estas medidas proteccionistas es probablemente reducido dado el tamaño de los mercados que no se ven afectados, las medidas tuvieron un efecto negativo "significativo" sobre distintos exportadores que vieron cerrado su acceso a los mercados.
"El aislacionismo económico puede desencadenar una espiral negativa de acontecimientos como los que vimos en la década de los años 30, que empeoraron una situación ya mala", afirmó Robert Zoellick, el presidente del Banco Mundial, en un comunicado.
El estudio alerta de que los riesgos de la falta de acción en la ronda de negociaciones comerciales de Doha están aumentando.
El informe señala que el G-20 podría adoptar distintas medidas para reforzar el frágil consenso contra un mayor proteccionismo.
Entre las sugerencias figura la de impulsar la transparencia mediante la entrega de informes trimestrales a la Organización Mundial de Comercio (OMC) sobre restricciones comerciales, y subsidios agrícolas e industriales.
El análisis hace referencia a los incrementos arancelarios en distintos países como Rusia, que aumentó los aranceles sobre los automóviles usados, mientras que Ecuador lo hizo sobre más de 600 artículos.
En algunos países, el endurecimiento de los estándares ha ralentizado la entrada de importaciones, señala el informe del BM, que menciona las prohibiciones chinas sobre las importaciones de cerdo irlandés, así como el rechazo de algunos chocolates belgas o productos lácteos españoles.
Por su parte, el estudio destaca que la Unión Europea anunció nuevos subsidios a las exportaciones de mantequilla, queso y leche en polvo.
A eso se suma el que las subvenciones propuestas para la industria automovilística han proliferado y totalizan los alrededor de 48.000 millones de dólares en todo el mundo, la mayor parte de ellos (42.700 millones de dólares) en los países desarrollados.
En ese sentido, el estudio destaca que además de las subvenciones directas por valor de 17.400 millones de dólares que EE.UU. ha dado a sus tres grandes automovilísticas, Canadá, Francia, Alemania, Reino Unido, China, Argentina, Brasil, Suecia e Italia también han ofrecido ayuda directa o indirecta a sus firmas de automóviles.
Además, hay que agregar el respaldo de Australia a sus concesionarios de automóviles y el de Portugal y Corea del Sur a sus proveedores de componentes.
El Banco Mundial indica que esas ayudas pueden estar vinculadas a la preservación de empleos domésticos incluso si eso implica el cierre de plantas más eficientes en el extranjero y en países en desarrollo.