Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bombardier dice que el plan de Renfe para pagar el nuevo AVE "encarece el tren para el contribuyente"

Bombardier considera que el plan de Renfe para pagar el contrato de compra de treinta nuevos trenes AVE, estimado en 2.642 millones de euros y actualmente en liza, encarecerá el precio final de estos nuevos vehículos y "hará que el contribuyente page un tren más caro".
"Las condiciones de financiación que plantea el contrato supone a los fabricantes realizar unas provisiones tan exigentes que obligan a encarecer las ofertas", indicó el presidente de la multinacional canadiente en España, Alvaro Rengifo.
Para Bombardier, una de las cinco empresas que pujan por el 'macropedido', la forma y los plazos de pago planteados por la operadora ferroviaria pública obligarán al fabricante que logre el contrato a pedir financiación para acometerlo.
Las empresas repercutirán el coste de esta financiación en el precio que propongan en sus ofertas a Renfe para lograr la fabricación de los trenes. De esta forma, el tren resultará más caro que en caso de que fuera la empresa pública quien financiara la fabricación, dado que lo hace a un menor coste.
"Consideramos que no tiene sentido que el contribuyente pague un tren más caro por las condiciones de financiación del contrato", señala Rengifo en declaraciones a Europa Press.
La forma en que Renfe pagará los trenes constituye uno de los puntos que Bombardier incluyó en la impugnación que presentó ante el Tribunal de Recursos Contractuales (TARC) contra el concurso que la operadora promovió para adjudicar el pedido.
La multinacional canadiense sigue analizando si recurre la resolución de este organismo ante la Audiencia Nacional para que aborde otros asuntos del contrato, a pesar de que el TARC ya obligó a Renfe a volver a abrir la puja para eliminar la puntuación por fabricar en España.
REGRESA A LA PUJA POR EL PEDIDO.
A pesar de ello, Bombardier regresará a la puja por el contrato de suministro de los nuevos AVE y su posterior mantenimiento y presentará oferta en el nuevo concurso abierto por Renfe.
La firma concurre por el 'macropedido' con su tren de "muy alta velocidad" 'Zefiro', del que ya ha vendido 130 unidades en China e Italia, y que ya está en operación comercial con viajeros.
En caso de lograrlo, abordaría el grueso de los trabajos en sus instalaciones españolas, "con la consiguiente carga de trabajo y empleos que ello supondría para el país", subraya Rengifo.
La fábrica de Trápaga (Vizcaya) fabricaría los sistemas de propulsión de los trenes, la señalización del equipo a bordo se acometería en el centro de Madrid, y el montaje y mantenimiento, en la sociedad conjunta que tiene con Renfe.
"Bombardier mantiene una firme apuesta por España y sus plantas españolas son sólidas. Contratos como el de Renfe no harían sino reforzar el peso de España dentro del grupo", asevera su presidente.