Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El 'Brexit' dañará el comercio de España con Reino Unido y las inversiones, según AFI

Analistas Financieros Internacionales (AFI) considera que el 'Brexit' puede tener un efecto "significativo" en la economía española, ya que afectará a los flujos comerciales entre ambos países y a la rentabilidad de las inversiones españolas en ese país.
Además, supondrá mayores costes regulatorios para los bancos españoles, una renegociación del acceso de sus respectivos ciudadanos a los servicios y un "precedente de riesgo" para el desafío independentista de Cataluña.
Estas consideraciones, recogidas en un estudio de AFI publicado antes de la consulta, incluyen otros riesgos para la economía española, entre ellos que el 'Brexit' conlleve problemas para acceder a los servicios financieros de la 'City', y a los flujos de comercio con España, pues "es de esperar que disminuyan tanto la confianza como el poder adquisitivo de los consumidores británicos".
Reino Unido es el quinto destino más importante para las exportaciones de bienes y servicios españolas y supone cerca del 7% del total.
Asimismo, la inversión directa extranjera española en Reino Unido alcanzó los 48.000 millones de euros en 2013, concentrada principalmente en el sector financiero (35%), de telecomunicaciones (32%) y abastecimiento energético (15%), y el país británico es una fuente de IDE relevante para España ya que la inversión británica representa un 10% del total (30.000 millones de euros).
Como para el resto de países, la incertidumbre alrededor del 'Brexit' podría retrasar el flujo de fondos entre ambos países destinados a invertir, una depreciación en la libra reduciría los beneficios de las empresas españolas con filiales en el Reino Unido y los cambios regulatorios que se produjeran afectarían a la rentabilidad de las inversiones españolas en el país.