Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bruselas cree que la creación del supervisor bancario único irá rápido porque no requiere cambio en tratados

La Comisión Europea ha asegurado este lunes que la creación de un supervisor bancario único para toda la Eurozona puede ir rápido porque no requiere modificar los Tratados de la Unión Europea.
"Esto puede hacerse rápido sin necesidad de cambios en el Tratado", ha confirmado en rueda de prensa la portavoz del Ejecutivo comunitario, Pia Ahrenkilde, que ha confirmado que el mecanismo de supervisión bancario único centrará junto con la situación económica en Europa la primera reunión del Colegio de Comisarios el próximo miércoles tras el receso estival.
La canciller alemana, Angela Merkel, avanzó este fin de semana que presentará a sus colegas en la cumbre de diciembre una propuesta para avanzar en integración política y fiscal en Europa que pasaría en su opinión por dar poderes al Tribunal de Justicia de la UE para controlar los presupuestos de los países. Merkel espera que en diciembre los líderes acuerden la creación de un grupo de trabajo para estudiar la aprobación de un nuevo Tratado que integre los cambios.
Los líderes acordaron en la última cumbre de finales de junio crear un supervisor bancario único en la Eurozona para permitir que el fondo de rescate permanente pudiera utilizarse para recapitalizar directamente a los bancos con problemas sin necesidad de pasar por el Estado y flexibilizar el uso de los fondos de rescate para poder comprar deuda soberana.
Además, encargaron al presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, en colaboración con el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, el presidente del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker, y el presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, que les presente en octubre "una hoja de ruta" para crear "una Unión Económica y Monetaria genuina" a partir de un marco financiero, presupuestario y de política económica integrado en el que también se refuerce la legitimidad democrática.
El Ejecutivo comunitario considera que los países europeos del euro deben avanzar para reforzar la Unión Económica y Monetaria para dar "una respuesta decisiva a la crisis", pero ha dejado claro que considera que ello "debe comenzar con una unión bancaria genuina".
"El momento ha llegado para profundizar nuestra unión económica y monetaria si queremos dar una respuesta decisiva a la crisis. Esto debe comenzar con una unión bancaria genuina", ha explicado la portavoz comunitaria.
El Ejecutivo comunitario es consciente de que Europa necesita "un sector bancario más fuerte, al servicio de la economía real que invierta en el crecimiento futuro".
"Dentro de la Eurozona, como ha pedido el presidente (de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso), la coordinación de la supervisión nacional ya no es suficiente. Necesitamos una supervisión bancaria común para mejorar la confianza entre los países que utilizan los cortafuegos financieros comunes", ha recalcado la portavoz.
"Y por ello, tenemos que avanzar más hacia un enfoque más integrado y ambicioso y diseñar un mecanismo de supervisión bancario único", ha insistido Ahrenkilde.
El Ejecutivo comunitario espera presentará su propuesta legislativa para crear un supervisor bancario único "en torno" al 11 de septiembre, según ha confirmado la portavoz.
Según han avanzado fuentes del Ejecutivo comunitario, Bruselas trabaja en una propuesta en la que el BCE tendría un papel "central" de supervisión en "todos" los bancos de la Eurozona, aunque el grado de supervisión "directo" puede variar según la entidad, en contra del criterio de Alemania que apuesta por que controle sólo los bancos sistémicos y rechaza que vigile las cajas de ahorros y cooperativas del país.
Según adelantó el diario 'Handelsblatt' la semana pasada, los bancos centrales nacionales serían responsables de la supervisión del día a día de las entidades, mientras que el BCE podría intervenir en caso de apreciar "riesgos peligrosos".