Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bruselas autoriza la compra de la refinería de Shell en Hamburgo por parte de Nynas

La Comisión Europea ha autorizado este lunes la compra de activos de la refinería de la petrolera Shell en Hamburgo (Alemania) por parte de su rival sueca Nynas AB por considerar que, si bloquea la operación, la planta se verá obligada a cerrar, lo que se traducirá en un aumento de precios para los consumidores.
"Hemos autorizado esta adquisición porque es la única manera de evitar una subida de precios para los consumidores", ha dicho el vicepresidente de la Comisión y responsable de Competencia, Joaquín Almunia, en un comunicado.
Tras la transacción, la compañía resultante se convertirá en la única productora de aceites de base y aceites de procesos (que se utilizan en una amplia variedad de productos como caucho industrial, adhesivos, fertilizantes) y la mayor fabricante de aceites para transformadores (utilizados para aislar transformadores eléctricos).
Por ello, inicialmente el Ejecutivo comunitario expresó sus dudas sobre la concentración y lanzó una investigación en profundidad. No obstante, durante esta investigación Shell demostró que no seguiría operando la planta porque no es económicamente viable en su estructura actual.
Además, no existen compradores alternativos a Nynas, por lo que el escenario más probable sería el cierre de la refinería y obligaría a la UE a importar estos productos con precios más caros para los consumidores, según Bruselas.