Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

CCOO advierte de que tras el despido forzoso de 236 empleados en Coca-Cola podría haber más

Califica de "maniobra de distracción" los comentarios de Marcos de Quinto en redes sociales
El sindicato CCOO ha advertido este jueves de que el despido forzoso de 236 trabajadores de Coca-Cola Iberian Partners, enmarcado en el Expediente de Regulación de Empleo por un total de 1.190 trabajadores y que implica el cierre de cuatro plantas en España podría tener continuidad con medidas similares por parte de la multinacional de bebidas refrescantes.
En concreto, el secretario general de la Federación Agroalimentaria, Jesús Villar, ha desvelado que tras una reunión con representantes sindicales europeos de la compañía en Madrid se ve "con meridiana claridad que el proceso de cierre y desmantelamiento de las empresas vinculadas a Coca-Cola no acaba con este ERE y tendrá continuidad".
"Así lo tienen asumido todos los sindicatos europeos, siendo éste un proceso marcado desde Atlanta, con cuyos responsables nos vamos a reunir el 7 y 8 de mayo en su sede para trasladarles nuestras inquietudes", ha explicado en rueda de prensa, al tiempo que ha llamado a una manifestación el próximo sábado día 5, en toda Europa.
Villar ha denunciado "presiones" a los trabajadores que se han adherido a las bajas voluntarias. "Se ha ejecutado el despido forzoso de 236 empleos, más los que pueden venir porque la empresa ha engañado a trabajadores y a la sociedad con las adscripciones voluntarias, donde ha habido presiones psicológicas, no ha habido un criterio claro y se ha devaluado el proyecto industrial", ha recalcado.
Por otro lado, el secretario general de la Federación Agroalimentaria de CCOO se ha mostrado optimista de cara a la impugnación del ERE presentada por el sindicato ante los tribunales. "Estamos mucho más convencidos de que la demadanda ante la Audiencia Nacional tiene más posibilidades de éxito tras ver las razones de esta instancia en el caso de Tragsa, donde encontramos similitudes razonadas de que hay materia para la nulidad", ha subrayado.
CRÍTICAS CONTRA MARCOS DE QUINTO
Por su parte, el secretario confederal de Acción Sindical de CCOO, Ramón Gorriz, ha calificado de "maniobra de distración" los comentarios del presidente de Coca-Cola Iberia, Marcos de Quinto, en redes sociales criticando la actuación sindical.
"El twitter de Marcos de Quinto deja claro todo, porque resulta que no tenía nada que ver con el ERE, pero luego está de acuerdo. Así que está clarísimo que quién está detrás de esta operación de despidos y de cierre de plantas es Coca-Cola, y a la cabeza Marcos de Quinto", ha denunciado.
Gorriz ha subrayado que la aportación del embotellador único a la salida de la crisis "es una aportación de pobreza, precariedad y desigualdad". "Las campañas llevadas a cabo con dinero de Coca-Cola que sale de los trabajadores de Iberian Partners son básicamente campañas mediáticas basadas en la mentira y con alevosía para engañar a la sociedad", ha incidido.
CCOO, que sigue mostrando su "rechazo total" a los despidos y al cierre de plantas, se cuestiona cuál es el futuro que plantea Coca-Cola para España. "¿Habrá plantas de esta empresa en este país o se plantea un cierre total para siempre?", se ha preguntado.
"Desde el sindicato seguimos mostrando el rechazo total a las posiciones de la empresa, a los despidos y seguiremos por la vía judicial y la movilización, que da sus frutos, pero desde CCOO no se va a aceptar ningún cierre ni un despido forzoso y la empresa debe plantear un plan industrial de futuro", ha recalcado Gorriz.
Por su parte, Jaime Cedrún ha explicado la situación que se está viviendo en la planta de Fuenlabrada, donde esta semana se recibieron las cartas correspondientes a 235 despidos forzosos.
"Esto significa el cierre de Fuenlabrada y no sólo eso, sino que supondrá que se pierdan 589 empleos directos y 2.000 indirectos", ha explicado, al tiempo que ha reiterado que se trata de "un ERE ilegal" y exige a la compañía que readmita a los despedidos.
Por último, Juan Carlos Asenjo, miembro de CCOO y trabajador de la planta fuenlabreña, ha desvelado que en el día de hoy a 10 trabajadores, que no estaban despedidos, no se les ha permitido acceder a las instalaciones de la planta asegurando que "no estaba en condiciones"