Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La CE busca una salida negociada a disputa con EEUU por las apuestas en internet

Boletos de apuestas yacen en el suelo. EFE/Archivotelecinco.es
La Comisión Europea (CE) sigue decidida a negociar con las autoridades de Estados Unidos para poner fin a los obstáculos que encuentran en ese país los operadores europeos de apuestas por internet.
El Ejecutivo de la UE concluye, en un informe publicado hoy, que la legislación estadounidense sobre juegos de azar a través de la red vulnera las reglas de la Organización Mundial de Comercio (OMC).
Aunque estaría justificado denunciar las citadas trabas ante la organización multilateral, Bruselas asegura que no planea hacerlo y reitera que buscará una solución negociada con el Gobierno de EEUU.
Esta investigación de la Comisión se inició en marzo pasado, tras recibir una queja de la Asociación de Apuestas a Distancia (RGA, en sus siglas en inglés).
Washington aprobó en 2006 una ley que declara ilegales los pagos de bancos y compañías de tarjetas de crédito a empresas de apuestas de fuera de Estados Unidos, lo que obligó a las entidades de la UE que operaban en aquel país a poner fin a sus actividades.
Bruselas presentó una protesta ante la OMC y, a finales de 2007, las dos partes llegaron a un acuerdo por el que EEUU le ofreció compensaciones en otros sectores por la pérdida de oportunidades comerciales en el negocio del juego.
A pesar de ello, las autoridades judiciales estadounidenses han seguido adelante con los casos abiertos a las compañías europeas que operaban en el país antes, unos procesos que Bruselas considera "legalmente no justificados y discriminatorios".
La Comisión señala que EEUU no está obligado a permitir el acceso de empresas extranjeras al sector del juego después de retirar sus compromisos en este ámbito (algo que la OMC permite si se compensa con mayor apertura en otras áreas), pero eso no significa que pueda despreciar sus obligaciones con respecto al pasado.
En un comunicado, la comisaria europea de Comercio, Catherine Ashton, admitió que la cuestión de las apuestas por internet es "compleja y delicada" y dejó claro que su intención no es dictar a EEUU cómo debe regular su mercado.
Ashton recalcó que, en cualquier caso, las autoridades estadounidenses no pueden dejar de cumplir sus obligaciones dentro de la OMC.