Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La CECA pide un gran Pacto de Estado ante la gravedad de la crisis económica

El presidente de la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA), Juan Ramón Quintás, instó hoy a todas las fuerzas políticas y agentes sociales a alcanzar un gran Pacto de Estado ante la gravedad de la situación económica.
"Los sacrificios y esfuerzos que habría que hacer son tan grandes" que ningún partido político soportaría el desgaste de hacerlo por sí solo, explicó Quintás en la presentación de los resultados anuales de las cajas en 2009, cuando ganaron 4.426 millones, un 34,2% menos que en 2008 tras las dotaciones a provisiones.
"El futuro de la economía depende de que seamos capaces de configurar un plan de acción de este tipo", dijo Quintás.
Sólo hace falta que un equipo "riguroso" y con "capacidad política para tomar decisiones" se siente y se ponga a trabajar, y si es necesario que sea a puerta cerrada "como se hizo en los Pactos de la Moncloa".
Sin embargo, pese a la gravedad de la situación, el director general de la CECA, José Antonio Olavarrieta, quiso dejar claro que no cree que la situación de la deuda pública sea un "lastre" porque España, dijo, se encuentra "a años luz" de Grecia.
El endeudamiento del Estado en relación con el PIB está en un 62,5%, recordó, "muy por debajo" de países como Italia, Alemania, y a una distancia "intergaláctica" de Grecia.
Por eso, explicó, "no conviene" buscar similitudes entre España y Grecia porque la deuda española cuenta aun con la calificación crediticia AAA, la máxima.
Estas declaraciones se hicieron después de una reunión del Consejo de Administración de la CECA, en la que se aprobó que el presidente de la Caja de Ahorros del Mediterráneo, Modesto Crespo, releve en una de las vicepresidencias al máximo responsable de Bancaja, José Luis Olivas.
En esa misma reunión se incorporó el nuevo presidente de Caja Madrid, Rodrigo Rato, que relevó en el cargo a Miguel Blesa a finales de enero.
Estos cambios no son los únicos que vivirá la patronal de las cajas este año, ya que su actual presidente, Quintás, culminará su mandato en mayo, según los estatutos.
Quintás recordó que de una forma un tanto "atípica" propuso a la Asamblea de la CECA elegir a su sucesor antes de que se agotara su mandato, para evitar discontinuidad.
Y ante la pregunta de si no se ha planteado permanecer en el cargo, bromeó al decir que cumplió 65 hace 2 años y no se ha jubilado aún.
Y la mejor razón para hacerlo, aseguró, es que se perdió la niñez de sus hijos y ahora se está perdiendo la de sus nietos.