Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La CEIM propone abaratar el despido como "fórmula original" para afrontar la crisis

El presidente de la Confederación Empresarial Madrileña (CEIM), Arturo Fernández (i), charla con el alcalde de la capital, Alberto Ruiz-Gallardón, en una imagen de archivo. EFE/Archivotelecinco.es
Un nuevo 'contrato de crisis' bonificado, con una indemnización por despido de 20 días por año trabajado frente a los 45 actuales, y el aplazamiento de algunos impuestos son algunas de las "fórmulas originales" que propone la patronal madrileña, CEIM, para hacer frente a la actual crisis económica.
Su presidente, Arturo Fernández, acompañado por el vicepresidente y el secretario general de la confederación, Juan Pablo Lázaro y Alejandro Couceiro, respectivamente, ha justificado la "inmediata" puesta en marcha de una batería de medidas en la "gravedad" de la crisis económica y en la falta de liquidez de las empresas.
Para afrontar este problema, la patronal madrileña ha exigido hoy la creación de un Observatorio, con participación empresarial, que "controle y garantice" que el dinero público inyectado a las entidades financieras llegue a las pymes y a los ciudadanos, en definitiva que "fluya en la calle" y evite el cierre "de muchas empresas".
Frente al incremento de 6.000 nuevos parados cada día, CEIM ha propuesto un nuevo 'contrato de crisis' bonificado, de duración ilimitada y con una indemnización por despido -sea cual sea su causa- similar a la establecida en la legislación actual para despidos por razones económicas: un máximo de 20 días por año trabajado.
En materia fiscal, la patronal madrileña ha demandado una reducción al 25 por ciento del tipo del Impuesto de Sociedades y de cinco puntos en las cotizaciones a la Seguridad Social.
Ha exigido, además, una reducción a la mitad del Impuesto de Sociedades para las pymes, de modo que los 120.000 euros de beneficios tributen al 12,5 por ciento.
Hasta que se compruebe que el dinero vuelve a las empresas "con fluidez" y, al menos durante este año, CEIM solicita que se aplace nueve meses el pago del IVA a todas las empresas que lo soliciten sin exigir ningún tipo de garantías o coste adicional, así como el aplazamiento de las cuotas a la Seguridad Social en al menos tres meses.
Estas y otras medidas están recogidas en un documento que ha aprobado la Junta Directiva de CEIM y que será remitido a la Comunidad de Madrid, y a la CEOE, cuya "cúpula" ya conoce estas propuestas "y le parecen correctas", ha dicho Arturo Fernández, que ha asegurado que la organización que dirige Gerardo Díaz Ferrán "está en esta línea".
El máximo representante de los empresarios madrileños ha calificado de "excepcional" la actual situación de "crisis galopante" que podría desembocar a final de año con más de cuatro millones de desempleados, algo que, a su juicio, sería "insoportable para empresarios, trabajadores y familias".
Desde las centrales sindicales madrileñas, la reacción a estas medidas no se ha hecho esperar y, así, el secretario general de CCOO, Javier López, las ha calificado de "ridículas" porque facilitaría a las empresas el despido de trabajadores.
Lo anunciado por CEIM, ha subrayado, es "improcedente"; "una bomba de relojería para que no avance el diálogo social" y podrían prolongar aún más la crisis, bajar el consumo y aumentar el desempleo.
Desde UGT de Madrid, su secretario general, José Ricardo Martínez, ha instado a los empresarios a que generen confianza frente "el sentir de que no están preocupados por el empleo sino por el despido".
Para este sindicalista, el nuevo modelo de contrato es "inoportuno", "inapropiado" y "un jarro de agua fría" sobre las necesidades de los trabajadores.