Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

CEOE pide estabilidad y advierte de programas electorales que "sorprenden" al proponer más gasto público

El presidente de Cepyme y vicepresidente de CEOE, Antonio Garamendi, ha pedido este miércoles estabilidad y "responsabilidad" a los partidos políticos, ante algunos programas electorales que "sorprenden" al proponer un aumento del gasto público, pese a las advertencias de Bruselas de la necesidad de más ajustes y ante el "riesgo altísimo" de la deuda pública.
Así lo ha señalado Garamendi durante su participación en la presentación del estudio 'Empresas 360º', elaborado por Mapfre, en la que ha subrayado que los empresarios necesitan "estabilidad y responsabilidad" en un momento actual "de riesgo".
Garamendi ha valorado los "positivos" datos económicos del último año, con un crecimiento de la economía española del 3,2% y la creación de 500.000 puestos de trabajo, así como que se haya generado empleo con crecimiento inferior al 2%, algo que no sucedía con anterioridad y que es "consecuencia de las reformas que se han acometido, en muchos casos bien hechas". "Gracias a ello hemos podido activar la economía y generar empleo", ha enfatizado.
Sin embargo, cuando "las cosas parecía que iban para adelante, nos ha llegado una cosa que no preveíamos: las elecciones", ha apuntado Garamendi, quien considera estos nuevos comicios como un "gran fracaso colectivo" por parte de los partidos.
En este contexto, y ante el "riesgo altísimo" de una deuda pública que ha alcanzado ya el 100% del PIB, ha reconocido que los empresarios ven programas que les "sorprenden", ya que algunos recogen un gasto público de 60.000 millones de euros más, algo que "no entra en la cabeza".
Ante esta propuesta, Garamendi ha recordado que en España se recaudan 60.000 millones al año por IVA y unos 70.000 millones por el IRPF, por lo que se ha preguntado "de dónde se pretenden sacar esas cifras" de gasto público, al tiempo que ha afeado que "prometer gasto es fácil", pero lo importante es "explicar cómo, dónde y quien lo paga".
De hecho, Garamendi ha denunciado que el nivel impositivo actual es "altísimo", ya que el PIB es similar al del año 2007, si bien la presión fiscal es un 15% superior, por lo que ha recordado que los empresarios demandan "más bases imponibles y menos impuestos, para generar más actividad".
PUNTOS QUE "FRENAN" LA ECONOMÍA.
El presidente de Cepyme también se ha referido a algunos aspectos que "frenan" la buena marcha del empresariado español y la economía en su conjunto, como el hecho de que los empresarios paguen un 30% más de cotizaciones sociales que la media en Europa. En este punto, ha asegurado que si el coste total por trabajador fuera menor, los salarios serían "más competitivos".
También ha hecho hincapié en el perjuicio que supone el elevado precio de la energía y la morosidad, sobre la que ha apuntado que el 80% de los créditos se destinan a paliar la morosidad, y se ha referido a la unidad de mercado. Al respecto, ha citado las 170.000 páginas que tuvo el BOE el año pasado y los 830.000 de los boletines de las comunidades autónomas. "Es muy complicado el que una empresa pequeña pueda adaptarse, competir, porque está asfixiada por este tipo de problemas", ha apostillado.
De igual forma, ha advertido sobre el daño que supone la economía sumergida, que en España representa el 20% del PIB, al tiempo que ha pedido "el mismo rango" ante el auge de la economía colaborativa.
De cara al futuro, Garamendi ha abogado por priorizar en educación, innovación, formación y tecnología, y ha destacado que España es "un país que merece la pena", a pesar del "complejo de inferioridad" existente que en el exterior desaparece al constatarse que la Marca España es "muy importante".