Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El CES denuncia deficiencias en la gobernanza económica de la UE e insta a tomar medidas

El Pleno del Consejo Económico y Social (CES) ha aprobado este miércoles por 50 votos a favor y tres abstenciones un informe en el que constata que persisten deficiencias en la gobernanza económica de la UE que deben solucionarse.
El CES ya hizo un informe a finales de 2012 con propuestas para avanzar hacia una mejor gobernanza europea y en este segundo informe analiza las medidas que en este sentido han adoptado las instituciones comunitarias desde entonces.
El organismo que preside Marcos Peña considera especialmente oportuno este análisis ante la cercanía de las elecciones al Parlamento Europeo el próximo 25 de mayo. En opinión del CES, con estas elecciones debería cerrarse un ciclo político en Europa, muy discutido por su controvertida gestión de la crisis, y abrirse uno nuevo con ánimo refundacional.
"Estos comicios suponen un reto para la Unión ya que el resultado va a condicionar, en gran medida, su futuro. Sin embargo, están marcados por un alto grado de desafección de los ciudadanos europeos hacia el proyecto europeo y por un populismo euroescéptico", subraya el CES.
En el informe aprobado hoy, el organismo constata que las instituciones europeas han adoptado decisiones relevantes para estabilizar la eurozona, como la decisión del BCE de comprar deuda soberana, subastas de liquidez, rebaja de tipos de interés, ayudas a la recapitalización bancaria y la flexibilización de la senda de consolidación fiscal en los países más endeudados.
Por el contrario, considera "bastante desalentador" el balance en inversiones públicas financiadas con fondos europeos. El CES entiende que deberían realizarse esfuerzos para distribuir mejor el presupuesto comunitario y buscar alternativas para aumentarlo.
Por otra parte, advierte de que la Unión Bancaria no será efectiva hasta dentro de diez años, de modo que no resolverá los problemas actuales, y duda de la suficiencia de los 55.000 millones de euros previstos para el fondo de garantía de depósitos.
Entiende además que se han dado "pocos pasos" para avanzar hacia la Unión Fiscal, con la entrada en vigor del MEDE (Mecanismo Europeo de Estabilidad) como la única medida "reseñable". Eso sí, en opinión del CES, donde sí se ha avanzado es en el terreno de la disciplina fiscal, si bien avisa de que exigirla sólo tiene sentido si se avanza en la construcción de un gobierno federal europeo con atribuciones fiscales, aunque sea de forma gradual.