Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La CNMC acuerda la terminación convencional del expediente a IMS Health tras los compromisos de la firma

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha acordado la terminación convencional del expediente sancionador incoado contra IMS Health S.A, (IMS), empresa especializada en suministro de información sobre ventas a la industria farmacéutica, por posibles conductas de abuso de posición de dominio, tras aceptar los compromisos presentados por la compañía.
No obstante, el organismo que preside José María Marín Quemada ha advertido de que el incumplimiento de estos compromisos por parte de la empresa podría dar lugar al pago de multas coercitivas.
Una de las formas que tienen las empresas de solucionar sus prácticas anticompetitivas en el mercado es solicitar lo que técnicamente se conoce como "terminación convencional".
Este procedimiento, incluido en el Artículo 52 de la Ley de Defensa de la Competencia (LDC), prevé la posibilidad de que la compañía investigada presente una serie de compromisos vinculantes ante la CNMC. Si la Comisión considera que son adecuados, cierra el expediente sancionador y dicta una resolución de terminación convencional.
Las conductas analizadas tienen su origen en una denuncia presentada ante la CNMC por parte de Health Market Research, S.L. (HMR), empresa competidora de IMS. En septiembre de 2016, la CNMC inició un expediente sancionador contra IMS, al considerar que podría estar estableciendo condiciones contractuales con los distribuidores mayoristas farmacéuticos en España que obstaculizarían y/o impedirían la entrada de nuevos competidores en dicho mercado.
En concreto, el origen de estas conductas sería la llamada 'cláusula de suministro múltiple', presente en los contratos de IMS con los principales distribuidores farmacéuticos, que se activa cuando uno de dichos distribuidores decide competir directamente con IMS o suministrar sus datos de ventas a otras empresas, que ofrecen servicios de información similares a los de IMS, explica la CNMC.
La activación de esta cláusula permite a IMS rescindir el contrato por pérdida de la exclusividad con su cliente y hacer uso de la cláusula de cliente más favorecido; es decir, IMS puede exigir a los distribuidores farmacéuticos que le suministren los datos en los mismos términos, precio y condiciones que hayan pactado con otros competidores de la empresa.
Este cambio de las condiciones contractuales hace que la suscripción de contratos con competidores de IMS sea una opción poco atractiva para los distribuidores farmacéuticos. En consecuencia, esta conducta, realizada desde una posición dominante, produciría un efecto de cierre del mercado de servicios de información de ventas de productos farmacéuticos.
Tras la apertura del expediente sancionador, IMS presentó en noviembre de 2016 una serie de compromisos ante la CNMC consistentes enla supresión de la cláusula del cliente más favorecido, la eliminación de la cláusula de rescisión anticipada del contrato, el compromiso de no incrementar de los porcentajes de la cláusula de reducción del precio y la eliminación de la obligación de notificación previa.
Tras su análisis, la CNMC ha considerado que estos compromisos vinculantes son "adecuados y suficientes" para resolver, de forma inmediata, los problemas de competencia que había detectado.
En consecuencia, la Comisión ha acordado la terminación convencional del expediente sancionador, sin determinar la existencia de infracción de la normativa de competencia.
La CNMC encomienda a la Dirección de Competencia que haga un seguimiento de estos compromisos y recuerda que su incumplimiento podría dar lugar a un procedimiento sancionador y a la imposición de multas coercitivas.