Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

COAG insta a García Tejerina a una nueva etapa de diálogo y negociación para abordar los retos del sector

La Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG) ha instado a la nueva ministra de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina, a que abra una nueva etapa de diálogo y negociación con las organizaciones profesionales agrarias para abordar de manera consensuada y eficaz los principales retos que debe afrontar el sector agrario, según ha informado en un comunicado.
El secretario general de COAG, Miguel Blanco, ha asegurado que es vital "una apuesta firme y decidida por el modelo social y profesional, básico para la creación de empleo y el desarrollo en el medio rural".
Además, Blanco ha reclamado a la nueva titular de Agricultura un cambio de tendencia en los presupuestos de su departamento, tras un "hachazo" del 41% en los fondos destinados para Agricultura en los últimos tres años.
Por otro lado, el secretario general de COAG ha recalcado que el "sector agroalimentario es estratégico para la economía española y ese liderazgo tiene que tener su reflejo en el apoyo sin fisuras del Gobierno".
COAG, además, ha enumerado que entre los retos más urgentes que tendrá que abordar García Tejerina al frente del Departamento figura la aplicación de la reforma de la Política Agrícola Común (PAC), en el que la asociación reclamará una verdadera priorización de los apoyos hacia al agricultor activo profesional para que las ayudas reviertan en beneficios para el empleo, el medio rural, la innovación y el bienestar social.
La asociación agraria también ha recordado que la nueva ministra de Agricultura tendrá que hacer frente al desarrollo de medidas para la mejora del funcionamiento de la Ley de cadena alimentaria, el aumento de los costes de producción y fiscalidad, así como acuerdos de la Unión Europea con terceros países.