Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

CaixaBank descarta una segunda recesión y augura la estabilización del crédito para final de 2015

Prevé que la cartera inmobiliaria se normalice en unos cinco años
El consejero delegado de CaixaBank, Gonzalo Gortázar, no ve probable una segunda recesión en Europa, y para España augura una "mejora económica" que se manifiesta en que crece la concesión de crédito --tanto en particulares como empresas-- aunque la digestión del gran volumen anterior hace que el saldo general todavía caiga, y ha augurado que se estabilizará a finales de 2015.
"La marcha que vemos no nos lleva a poner una segunda recesión como una hipótesis probable", ha dicho al presentar en rueda de prensa los resultados del tercer trimestre, y ha apuntado a tres factores positivos: la reducción del precio del crudo, la caída del euro que beneficia a las exportaciones, y la mayor confianza en el sector financiero tras los test de estrés que se conocerán este domingo.
Ha reconocido que todavía quedan reformas pendientes en diversos países de Europa, especialmente Italia y Francia, pero CaixaBank no es pesimista: "Hay una recuperación que tiene ya cierta inercia".
SUCURSALES E INMOBILIARIO
Preguntado por reformas en el ámbito financiero --por ejemplo, si aún hay pendiente una reducción de oficinas de CaixaBank--, ha explicado que no prevén un plan de gran alcance, sino cerrar donde haya duplicidades tras adquisiciones --como la prevista de Barclays en España-- o falta de rentabilidad, y abrir donde haya negocio: "La red permite proximidad al cliente. Habrá ajustes puntuales pero no estamos pensando en hacer cambios de otro calado".
Tras presentarse recientemente la especialización de 386 oficinas de poblaciones con peso agrícola bajo el programa AgroBank, ha señalado la posibilidad de que CaixaBank implante en el futuro más iniciativas para especializar una parte de la red en algún segmento de negocio, aunque no hay nada "inminente".
Respecto a la digestión de la cartera inmobiliaria, ha opinado que ya se ha hecho la mitad del camino, aunque el proceso seguirá y todavía deben pasar "un par de años" para que cesen los impagos de promotores, y unos cuatro o cinco años para vender los activos adjudicados maximizando el valor recuperado.
Sin embargo, ha añadido: "Si podemos acelerar el proceso con alguna operación más innovadora, lo haremos", siempre que no suponga un exceso de costes.