Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Cámara de España destinará 25 millones a ayudas a la contratación de menores de 30 años

La Cámara de Comercio de España destinará 25 millones entre 2016 y 2018 a ayudas directas a las empresas que contraten jóvenes menores de 30 años, a través del Programa Integral de Cualificación y Empleo (PICE), cofinanciado por el Fondo Social Europeo, y que se enmarca en el Sistema Nacional de Garantía Juvenil del Ministerio de Empleo y Seguridad Social.
Según ha indicado la Cámara en un comunicado, el objetivo que se ha marcado es conseguir un total de 16.665 contratos laborales. Además, dentro del mismo programa, la Cámara dedicará 2,2 millones de euros adicionales para ayudar a los jóvenes que decidan poner en marcha su propio negocio, que recibirán una ayuda directa de 1.800 euros para iniciar su proyecto empresarial.
En concreto, las empresas recibirán una ayuda directa de 1.500 euros por cada contrato formalizado. Los contratos tiene que ser a tiempo completo y deben tener una duración mínima de seis meses. Los jóvenes deberán estar previamente dados de alta en el Sistema Nacional de Garantía Juvenil y haber finalizado, al menos, la fase de orientación vocacional del Plan de Capacitación, que contempla el Programa Integral de Cualificación (PICE) de la Cámara de Comercio de España.
Por otro lado, los jóvenes que quieran recibir ayudas para crear su propio negocio deben estar inscritos en el Sistema Nacional de Garantía Juvenil y haber finalizado la orientación vocacional dentro del Plan de Capacitación del PICE. Podrán recibir una ayuda de 1.800 euros.
Independientemente de la forma jurídica que se elija, la actividad empresarial o profesional deberá permanecer de alta en el IAE y en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos al menos durante un año. Sólo se concederá una única ayuda por actividad, con independencia de que en la misma participe más de un joven que reúna estos requisitos.
Actualmente, un total de 19.657 jóvenes entre 16 y 29 años participan en el Programa Integral de Cualificación y Empleo (PICE). De esta cifra, a 14.646 jóvenes han pasado ya por la fase de orientación vocacional, 5.764 han finalizado la formación troncal (competencias digitales, idiomas, habilidades sociales) y 1.709 la están cursando. Además, 2.267 jóvenes han finalizado la formación específica y 532 están realizándola.
En cuanto a empresas, ya se han adherido al PICE un total de 1.178, porque el programa contempla también beneficios para ellas, como la posibilidad de contratar a jóvenes cualificados profesionalmente y con competencias específicas en los puestos de trabajo que oferten, los incentivos en los contratos de trabajo que realicen, participar en un programa de mejora social comprometido con el empleo y el futuro de los jóvenes del país y asesoramiento de las Cámaras para la mejora de la competitividad de su negocio.
PROGRAMA DE CUALIFICACIÓN Y EMPLEO
El PICE, diseñado por la Cámara de Comercio de España y ejecutado por las Cámaras de Comercio territoriales nació con el objetivo de ayudar a jóvenes entre 16 y 29 años, dispuestos no sólo a formarse, sino a recibir una formación profesional que los capacite y facilite su incorporación en el mercado de trabajo. Además, pone en contacto a los participantes con las empresas que necesiten ampliar plantilla, formando a los jóvenes a medida de los requisitos del puesto de trabajo.
Las Cámaras de Comercio actúan como mediadores entre las empresas y los jóvenes para aumentar sus oportunidades laborales y ponen a su disposición a un orientador laboral que se responsabiliza de guiar al joven durante su itinerario formativo y acercarle a las empresas que demanden su perfil laboral.
Los jóvenes pueden inscribirse en el PICE acudiendo a la Cámara de Comercio más cercana. A partir de ese momento, un orientador laboral se hace cargo de la formación, cualificación y posible inserción del joven. Analiza sus competencias, intereses y grado de cualificación y elabora un perfil profesional, derivándolo posteriormente a uno de los tres programas que componen el PICE: Capacitación, Movilidad y Formación Dual. Cada plan está diseñado para dar respuesta a diferentes perfiles laborales, niveles de capacitación y competencias.