Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cameron no pagará la "inaceptable" factura de 2.100 millones que le reclama Bruselas

Logra el apoyo de Holanda e Italia y que el asunto sea abordado por el Ecofin
El primer ministro británico, David Cameron, ha expresado este viernes su "indignación" por la petición que la Comisión ha dirigido a Reino Unido para que haga una aportación adicional de 2.100 millones de euros al presupuesto de la UE antes del 1 de diciembre. Cameron ha asegurado que se trata de una factura "completamente inaceptable" y que no la pagará.
Además, ha anunciado que habrá una "reunión de emergencia" de los ministros de Economía de los Veintiocho para buscar una solución a esta disputa. Y ha dicho que cuenta con el apoyo de Holanda, Italia, Grecia y Malta, que también deben pagar.
La contribución extra que Bruselas pide a Londres se debe a la revisión al alza de su producto interior bruto (PIB) por los cambios metodológicos que acaban de introducirse para tener en cuenta el impacto del I+D y de actividades ilegales como la prostitución y las drogas. También tendrán que realizar una aportación adicional considerable Holanda (642 millones) o Italia (340 millones). En contraste, a Francia se le devolverán 1.100 millones, a Alemania 780 millones y a España 170 millones.
"Esto es completamente inaceptable", ha dicho Cameron en rueda de prensa al término del Consejo Europeo, durante el que el primer ministro británico ha planteado la cuestión. "Es una forma inaceptable de funcionamiento para esta organización presentar una factura como esta con una cantidad de dinero tan vasta y con tan poco tiempo para pagarla y es una forma inaceptable de tratar a uno de los mayores contribuyentes a la UE", ha denunciado.
El primer ministro británico ha admitido que, si la economía crece un poco más rápido o un poco más despacio, puede haber ligeros ajustes en las contribuciones. "A veces pagas un poco más y otras un poco menos. Pero nunca ha ocurrido que se presente de repente una factura de 2.000 millones", ha insistido Cameron.
"No voy a pagar esta factura el 1 de diciembre", ha proclamado el político tory. "La gente no debe tener ninguna duda: en tanto que contribuyentes importantes a esta organización, no vamos a sacar de repente nuestra chequera y escribir un cheque por 2.000 millones de euros. No va a ocurrir", ha zanjado.
El primer ministro italiano, Matteo Renzi, ha apoyado sus demandas, según Cameron y ha dicho que los 2.100 millones "no son una cifra, sino un arma letal". Reino Unido exige que se revisen en profundidad las cifras para explicar cómo se ha llegado a esta cantidad y no descarta emprender acciones legales para frenar el pago.