Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cándido Méndez lamenta que los PGE de 2015 no sean para la recuperación, sino para el "ajuste"

Afirma que una parte del aumento del 16% de las políticas activas de empleo irá para las agencias privadas de recolocación
El secretario general de UGT, Cándido Méndez, ha criticado que los Presupuestos Generales del Estado para 2015 presentados este martes por el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, no son unos presupuestos "para la recuperación", sino que "siguen la senda del ajuste", y ha lamentado que "no tienen como prioridad la creación de empleo, sino pagar el servicio de la deuda".
Asimismo, ha lamentado que son unos Presupuestos que plantean unas expectativas macroeconómicas "bastante irreales", por ejemplo, en lo que respecta al crecimiento económico o al crecimiento de los ingresos fiscales, porque "son excesivos".
A su juicio, se trata de una manera de cuadrar un presupuesto "como otra cualquiera", pero advierte de que esta práctica "puede llevar a hacer de nuevo otro recorte a mitad de presupuesto", por lo que considera que "no son los presupuestos que necesita la economía y la sociedad española" si de verdad se quiere que el año 2015 sea el año de la recuperación económica.
En relación a las partidas de protección por desempleo, critica que los Presupuestos recogen una bajada "muy importante". No obstante, reconoce que hay una subpartida de políticas activas de empleo que experimenta una subida del 16%, pero advierte de que este incremento "va dirigido a las agencias de colocación privada".
Aunque ha aclarado que UGT no tiene "nada en contra" de estas agencias, recuerda que "ya están funcionando y todavía no se ha evaluado lo que han hecho".
Otra parte de este incremento en las políticas activas de empleo, según Méndez, "se pretende orientar hacia la bonificación de la contratación", cuando la experiencia en España demuestra que estas bonificaciones "no suele funcionar" y es un dinero que se "suele denominar peso muerto, porque no contribuye a la generación neta de empleo".
Y es que los empresarios, añade, "no utilizan como criterio fundamental para contratar el hecho de que les paguen una bonificación, sino que contratan cuando necesitan a una persona", aunque se puedan decantar por el bonificado a la hora de escoger entre unos y otros.
Por todo ello, Méndez considera que estos Presupuestos "deben ser modificados en la tramitación parlamentaria, al menos, en todo lo que afecta a la protección por desempleo".