Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Castilla y León se sumá al plan

La Junta de Castilla y León se sumó al Plan 2000E con los 500 euros del tramo autonómico, más los 500 del gobierno central y otros 1.000 del fabricante
Pero a esta ayuda únicamente podrán acogerse los clientes que quieran un turismo nuevo o seminuevo de hasta 2 años y que sólo emita hasta 120 gramos por kilómetro recorrido.
Además, el gobierno castellano-leonés cuenta con otro plan añadido anterior al estatal: el Plan Reflota. No se trata de ayudas directas, sino de un ahorro en los costes financieros.
El ejecutivo regional avala la operación y subvenciona parte del coste del crédito. Está destinado a autónomos y pymes que quieran adquirir un turismo de uso comercial (de hasta 149 gr./km) o un vehículo industrial ligero (de hasta 160 gr./km). El ahorro financiero estimado por la Junta puede llegar a los 1.500 euros.
También hay una ayuda directa para subvencionar la compra de vehículos pesados (hasta 6,5 toneladas) sin límite de emisiones de CO2. La Junta pone 1.000 euros y los fabricantes se han comprometido a descontar otros 1.000 del precio de venta. La compra de estos vehículos también puede acogerse a condiciones crediticias mejores que las del mercado.
Para todos estos planes, el ejecutivo regional ha aprobado un paquete presupuestario de 6 millones de euros para este año.
Los beneficiarios deben demostrar que están empadronados en la región desde el 1 de enero de 2009.