Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cementos Molins nombra presidente a Juan Molins y aumenta su beneficio un 20% hasta junio

El consejo de administración de Cementos Molins ha nombrado este jueves a Juan Molins Amat nuevo presidente en sustitución del recientemente fallecido Casimiro Molins Ribot, ha informado la compañía en un comunicado.
También ha aprobado el nombramiento de Joaquín María Molins Gil como vicepresidente primero del consejo en representación de la sociedad Cartera de Inversiones CM, y de Ana María Molins López-Rodó como vicepresidenta segunda en representación de Otinix.
Además, el consejo ha acordado el nombramiento de la consejera independiente Andrea Kathrin Christenson como presidenta de la Comisión de Nombramientos y Retribuciones, y tras los recientes fallecimientos de los consejeros Casimiro Molins Ribot y Joaquim Molins Amat el consejo ha quedado formado, de momento, por 12 consejeros.
BENEFICIO DE 42 MILLONES.
Cementos Molins ha registrado un beneficio de 42 millones de euros en el primer semestre de 2017, un 20% más en comparación con los seis primeros meses del ejercicio anterior, mientras que los ingresos repuntaron un 18%, hasta los 392 millones, debido al crecimiento en volumen y a la evolución de los precios de venta, que ha compensado la inflación de costes.
Por países, los que presentan unos mejores resultados son México y Argentina, y en menor medida España y Uruguay, mientras que Túnez y Bangladesh han registrado descensos.
Como consecuencia de estos resultados y de la generación de caja, la deuda neta de Cementos Molins se ha reducido en 18 millones de euros respecto al cierre del ejercicio 2016, situándose en 170 millones.
En cuanto a las inversiones, entre enero y junio la compañía ha desembolsado un total de 23 millones que se han dirigido al proyecto de arcillas activadas en la fábrica de Olavarría (Argentina) y a la finalización de obras en la nueva fábrica de Bolivia.
También continúa según lo previsto el proyecto de construcción de una nueva planta de 1,35 millones de toneladas de cemento en Colombia, en asociación con el grupo colombiano Corona.