Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Cepal destaca que la economía latinoamericana crece más de lo previsto

La secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe, Alicia Bárcena, habla este 21 de julio en Santiago de Chile, Chile, durante la presentación del estudio económico de América Latina y el Caribe 2009-2010. EFEtelecinco.es
La economía de América Latina crecerá este año un 5,2%, más de lo que se preveía y después de haber caído 1,9 puntos en 2009 debido a la crisis económica, informó hoy la Cepal en su "Estudio Económico de América Latina y el Caribe 2009-2010".
La cifra para 2010, que supone un aumento del 3,7% del Producto Interior Bruto (PIB) por habitante, consolida la recuperación iniciada en la segunda mitad de 2009 tras el desplome financiero.
Sin embargo, la secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), Alicia Bárcena, precisó, al entregar las cifras en Santiago de Chile, que "el desempeño es muy heterogéneo".
Según la previsión de la Cepal, lideran el crecimiento los países del Mercosur, aquellos "que tuvieron una mayor capacidad de implementar políticas y aquellos con mercados internos fuertes, potenciados por el espacio regional y la alta participación de las exportaciones a Asia", resaltó la economista mexicana.
Según el informe, los mayores crecimientos se darán este año en América del Sur, encabezados por Brasil (7,6%), Uruguay (7,0%), Paraguay (7,0%), Argentina (6,8%) y Perú (6,7%).
En seguida estarán la República Dominicana (6,0%), Panamá (5,0%), Bolivia (4,5%), Chile (4,3%) y México (4,1%), mientras Colombia crecerá un 3,7% y Ecuador un 2,5%.
Por su parte, los países centroamericanos experimentarán un crecimiento más "modesto". En ese sentido, Honduras crecerá un 2,5% mientras que Nicaragua y Guatemala, un 2,0%.
Bárcena destacó el caso de Venezuela, que mostrará un retroceso de su PIB del 3%, debido principalmente a la caída de la demanda y la producción petrolera.
Sin embargo, el caso "más difícil", según los datos, es el de Haití, cuya economía caerá un 8,5% a causa del terremoto del pasado enero que causó 300.000 muertos, otros tantos heridos y 1,5 millones de damnificados.
Otras economías del Caribe tendrán también resultados negativos debido a que son países "altamente endeudados", explicó Bárcena.
La economista atribuyó la salida "relativamente rápida" de la crisis económica a la capacidad de los países de la región de aprovechar "un excepcional período de bonanza en la economía y las finanzas internacionales".
La solidez macroeconómica permitió a la región sanear sus cuentas públicas, reducir y mejorar el perfil de endeudamiento y aumentar sus reservas internacionales, lo que habilitó un mayor espacio para la aplicación de políticas públicas.
Según el informe, entre los elementos que contribuyeron a la reactivación destacan el crecimiento del comercio internacional y de la inversión, el repunte de las exportaciones y el aumento de las remesas.
Bárcena destacó la reactivación del gasto privado, en especial del consumo, y lo atribuyó al aumento del empleo, fruto de la mejora de la actividad económica, que posibilitará una reducción hasta el 7,8% del desempleo, 0,4 puntos porcentuales menos que la tasa observada en 2009.
También contribuyó al crecimiento latinoamericano la reactivación del turismo en la región, que según Bárcena "será la gran vía de recuperación" este año, con la excepción de México debido a que aún sufre efectos por el brote de la gripe A.
A pesar de la recuperación económica, la economista mexicana advirtió que existen "nubarrones" debido a las "grandes incertidumbres ocurridas recientemente en Europa" y al impacto que tendrán en la región.
Bárcena recordó que,pese a la aparición de Asia como mercado, Europa sigue siendo un destino muy importante de las exportaciones de la región, que además es muy dependiente de las remesas que llegan de países como España.
Para la Cepal, junto a la crisis europea, el menor crecimiento de EE.UU., la mayor volatilidad de los mercados internacionales, el aumento de la deuda del sector público y la aceleración de la inflación pueden "oscurecer el panorama regional a mediano plazo".
En este sentido, se espera una desaceleración del crecimiento hacia la segunda mitad de 2010, por lo que, si bien se proyecta que la región seguirá creciendo en 2011, lo hará menos, en alrededor del 3,8%, equivalente a un aumento del 2,6% de PIB por habitante.
Se prevé que la desaceleración sea generalizada, con excepción de Chile y Haití, debido a las tareas de reconstrucción tras sendos terremotos, y que Suramérica crecerá un 4,3%.
En este escenario, la Cepal propugna mantener políticas públicas que apunten a la protección de los sectores vulnerables, perseverar en el control de los equilibrios macroeconómicos, impulsar la inversión en infraestructura y en capacidad productiva y fortalecer el vínculo entre crecimiento económico e igualdad, para "crecer igualando".