Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

CiU cree que reforma fiscal es "un parche" que "ataca a clases medias, pymes y autónomos" sin bajar impuestos

El portavoz de Convergència i Unió (CiU) en el Congreso, Josep Antoni Duran i Lleida, ha criticado este viernes la reforma fiscal aprobada por el Consejo de Ministros porque, a su juicio, no es más que un "parche" que "ataca a las clases medias, las pymes y los autónomos" y que en la práctica no supone una reducción de impuestos, sino sólo una bajada de tributos que se habían subido previamente.
En una nota de prensa, el nacionalista catalán ha aprovechado también para lanzar un aviso contra el triunfalismo por los resultados económicos del que ha hecho gala el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, durante su última rueda de prensa antes del parón vacacional.
En este sentido, ha reconocido que la economía crece y que se está creando empleo, pero ha emplazado a los dirigentes a ser "realistas", porque la recuperación es "muy débil y puede mantenerse así durante mucho tiempo o, incluso, estancarse por circunstancias externas" como el "estancamiento de las economías europeas y la pérdida de impulso de los países emergentes"; o por "circunstancias internas" como el estancamiento de la demanda interna por culpa de la reducción salarial.
NO SE HAN HECHO LOS DEBERES
El democristiano también ha aprovechado para lamentar que el Gobierno haya dejado pasar dos años y medio de legislatura sin "hacer los deberes" para impulsar el crecimiento y mejorar la competitividad. Algo que a su juicio se manifiesta en la continua caída del crédito, en la "ausencia" de un plan de choque contra el paro o en la decisión de "no reforzar" las políticas activas de empleo.
Asimismo, ha criticado el "bajo nivel de inversión pública" y que parte de la que sí se produce sea "improductiva", poniendo como ejemplo el caso del AVE. En este punto, ha aprovechado también para recordar que "el Estado sigue debiendo (a Cataluña) el importe de las inversiones no ejecutadas en virtud de la disposición adicional tercera del Estatut".
En su balance global del curso, Duran i Lleida ha calificado de "despropósito" la política energética del Ejecutivo, que "en vez de perseguir la eficiencia, la capacidad competitiva de la energía y la reducción de tarifas" ha primado "la recaudación fiscal". Y ha echado en falta una política industrial y de innovación, y ha criticado la "obsesión" del Ejecutivo 'popular' por la unidad de mercado, que "está generando rigideces en vez de eficiencias".
Por último, el dirigente catalán ha criticado que en toda esta legislatura se siga exigiendo un ajuste del déficit a las comunidades autónomas "más rápido" que el que el Gobierno se impone a sí mismo, sobre todo habida cuenta de que el grueso del gasto regional está destinado a servicios sociales como la educación y la sanidad, lo que deja "poco margen" a estas administraciones.