Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La fábrica de Coca-Cola en Fuenlabrada (Madrid) empieza este viernes huelga indefinida en contra del cierre

Los trabajadores de la fábrica de Coca-Cola en Fuenlabrada (Madrid) inician este viernes una huelga indefinida en protesta por el cierre que planea la empresa con su correspondiente despido de cerca de 600 empleados que se encargan del embotellamiento del producto.
Trabajadores afectados han señalado a Europa Press que desde que se conociera la noticia, y a la vista de que la negociación entre empresa y sindicatos no prospera, el ambiente es "muy negativo". "Los compañeros están fastidiados", han señalado.
Más allá de confiar en que la huelga que se inicia este viernes sirva de algo, el sentir de los trabajadores, que este jueves han celebrado varias asambleas, refleja un hilo de esperanza en la opinión pública.
"La gente conoce la marca de sobra y la imagen que se está dando es destructora", han indicado algunos trabajadores, haciendo un llamamiento, en la línea de lo que ha hecho CC.OO. a los madrileños de no consumir Coca-Cola si ésta no se fabrica en la región.
A las 8.30 horas de este viernes, los sindicatos han convocado una rueda de prensa a las puertas de la empresa situada en el complejo industrial de esta localidad, calle Sauce, para informar a los medios de las acciones y gestiones realizadas.
CRONOLOGÍA DEL CONFLICTO
Tras cerrarse el proyecto de integración de las embotelladoras de Casbega, Colebega, Cobega, Rendelsur, Begano, Norbega y Asturbega en un embotellador único el pasado 17 de febrero en 2013, y con el reparto de competencias, Coca-Cola anunció que la plantilla del embotellador único sufrirá un ajuste en el que se verán afectadas un total de 1.250 personas.
Durante esta semana, empresa y sindicatos han mantenido varias reuniones sin que en ninguna de ellas haya habido visos de acuerdo, dado que los sindicatos rechazan las indemnizaciones propuestas por la empresa, denuncian "deslocalización" e insisten en que no hay motivos para el ERE, "producto de la reforma laboral".
La multinacional de bebidas refrescantes, que cuenta con 4.200 trabajadores en España, ajustará su plantilla en un 30 por ciento con una reestructuración que afectará a 1.250 empleados, la mayor parte, unos 750 serán despedidos, mientras que otros 500 serán recolocados en otras plantas de la firma. Este extremo es negado por los sindicatos que dicen que tal recolocación "no existirá".
Además, la compañía de bebidas refrescantes prevé que aproximadamente unos 350 personas, la mitad de los trabajadores, salgan de la empresa mediante prejubilaciones, por lo que el número de despidos efectivos rondaría los 400.