Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Comienza la segunda jornada de huelga de los transportistas

Día de huelga de los transportistas. Vídeo: ATLAS.telecinco.es
Las asociaciones de empresas cargadoras AECOC, Aeutransmer y Transprimer y la patronal mayoritaria Cetm (Confederación Española de Transporte de Mercancías), que no apoya las movilizaciones, han llegado a un preacuerdo en el que se establece un paquete de medidas para paliar la situación. Pese a esto, se mantiene el paro indefinido de los transportistas, ya que los convocantes (Fenadismer y Confedetrans) han rechazado esta propuesta.
Ambas partes han suscrito medidas como la cláusula de revisión automática de las tarifas en función de la evolución del precio del combustible. Destaca también la actualización por parte de la administración de la indemnización por la paralización de los vehículos como consecuencia de las operaciones de carga y descarga.
El presidente la Cetm, Marcos Montero, ha anunciado en un receso de la reunión que han celebrado el Comité Nacional del Transporte por Carretera (CNTC) y las principales asociaciones de los cargadores, que los representantes del 85% del sector han aceptado dichos acuerdos, pero que Fenadismer y la Confederación Nacional de Transporte por Carretera (Confedetrans), los convocantes del paro, se han desmarcado.
Asimismo, el director general de Transporte por Carretera, Juan Miguel Sánchez, ha señalado que la Administración apoyará medidas de lucha contra la morosidad en las operaciones comerciales, si transcurren más de 30 días contados, salvo pacto expreso, a partir de la entrega de las mercancías en destino.
Medidas positivas, pero no suficientes
El presidente de Fenadismer, Julio Villaescusa, ha explicado que su asociación no ve ningún avance sustancial en la negociación que permita a los transportistas vivir dignamente, por lo que mantiene la convocatoria del paro, aunque ha matizado que serán las propias empresas las que decidirán si lo siguen secundando o no.
Fenadismer sigue defendiendo la tarifa mínima obligatoria, que el Gobierno considera imposible en un mercado libre. El presidente de Fenadismer ha reconocido que ha habido una serie de posiciones que "pueden ser positivas", pero "no vemos que las medidas propuestas puedan modificar la situación de maltrato y abuso que sufre desde hace años el sector". MLS / EPF