Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Comité europeo de General Motors cree que el plan de viabilidad del grupo es inviable

El Comité europeo de General Motors (GM) considera que el plan de viabilidad diseñado por el grupo automovilístico "no es viable" y asegura que la "única opción razonable y posible" para garantizar el negocio en Europa, y evitar posibles despidos masivos, es la segregación de las marcas Opel/Vauxhall y Saab.
El Comité, órgano sindical en el que están representados todos los centros de trabajo de la compañía en Europa, y que la semana pasada celebró una reunión en Rüsselsheim (Alemania), advierte en una comunicación hecha pública hoy que la segregación de marcas es la única alternativa para "no destruir las operaciones" de GM en Europa y evitar un "proceso de pleitos" en la corporación.
La representación de los trabajadores afirma que el plan de viabilidad diseñado por la multinacional estadounidense para su negocio en Europa puede implicar para Opel y Saab "despidos masivos y probablemente el cierre de varias plantas", algo que "tendría desastrosas consecuencias para las marcas y compañías de GM hasta acabar con ellas".
Este órgano considera que los préstamos concedidos por la administración estadounidense son un "regalo envenenado", al obligar a la corporación a diseñar un plan que garantice la devolución del dinero en 2012, algo que, en su opinión, imposibilitará la comercialización de nuevos productos.
"El borrador de condiciones se centra fundamentalmente en recortar costes laborales con potenciales riesgos de cierres de plantas y despidos masivos, mientras que no ofrece ideas sobre cómo se incrementa la rentabilidad y se lanzan nuevos productos", denuncia la representación de los trabajadores europeos.
El órgano sindical señala que las operaciones de GM Europa, en comparación con el negocio estadounidense, son "muy competitivas en términos de productividad, flexibilidad, respuesta a la demanda del cliente y cartera de producto", pero subraya que "retrasar" la comercialización de nuevos productos en el Viejo Continente será el "camino a la muerte".
Así, la aplicación en Europa del plan "Renaissance" diseñado por la corporación estadounidense conduciría al "colapso" de Opel/Vauxgall "en un plazo de año y medio".
La representación sindical "apoya activamente" la solicitud de avales a los gobiernos europeos, pero recuerda que ello exige desarrollar un modelo sostenible y viable de negocio que requiere inversiones.
En caso de que finalmente se aplique dicho plan en Europa, "no habrá ni gobierno ni banco europeo que dé avales para cerrar plantas y despedir miles de empleados", advierte el Comité.
Además, apunta que el ahorro de costes pretendido para 2010 es inviable debido a los acuerdos ya firmados, cuya "vulneración significaría una judicialización del proceso".
Frente a ello, defiende como "única opción razonable y posible" la segregación de Opel/Vauxhall, además de la ya prevista de Saab.
Según argumenta, la segregación de Opel/Vauxhall, en la que GM tendría una "pequeña participación", evitaría la solicitud de ayudas de rescate, la vulneración de los acuerdos firmados y el cierre total o parcial de instalaciones.
El comité considera que Opel sería capaz de autofinanciarse y tendría la ocasión de entrar en nuevos mercados y de buscar nuevos socios, inversores y accionistas.
Asimismo, podría destinar los 3.000 millones de euros potencialmente captados en avales de gobiernos europeos a recuperar el calendario de proyectos y garantizar un negocio sostenible.
"Si la evolución del mercado hiciera inviable esta alternativa", precisa la comunicación, Opel/Vauxhall decidiría por sí misma el ajuste de volúmenes e incluso la venta de una de sus plantas de forma "socialmente responsable y financieramente razonable".