Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Commerzbank cuadruplica su beneficio en 2015 y restaura el dividendo

El banco alemán Commerzbank, que tuvo que recibir asistencia pública durante la crisis financiera y en el que el Gobierno germano conserva una participación en torno al 17%, obtuvo un beneficio neto atribuido de 1.062 millones de euros, multiplicando por cuatro los 266 millones del año anterior, informó la entidad, que volverá a distribuir dividendos entre sus accionistas por primera vez desde 2007.
El presidente del consejo de Commerzbank, Martin Blessing, destacó que se trata de la primera vez en cinco años que la entidad logra un beneficio superior a 1.000 millones de euros, cifra en la que se incluye un impacto negativo de 114 millones de euros por costes de reestructuración.
La cifra de negocio de Commerzbank en 2015 alcanzó los 9.762 millones de euros, un 11,4% más que un año antes, con un incremento del 5,4% de los ingresos por intereses y del 5% en la facturación por comisiones.
Por su parte, la partida destinaba a provisionar el riesgo de crédito alcanzó en el conjunto del año un total de 696 millones de euros, lo que supone una reducción del 39% con respecto al año anterior.
En el cuarto trimestre, Commerzbank obtuvo un beneficio neto atribuido de 187 millones de euros, frente a las pérdidas de 280 millones de euros del mismo periodo de 2014, mientras que su cifra de negocio aumentó un 20,7%, hasta 2.232 millones de euros.
"2015 ha demostrado que nuestra estrategia era correcta y su implementación ha sido un éxito", declaró Blessing, quien destacó el fortalecimiento de la capitalización del banco.
Asimismo, el presidente de Commerzbank anunció que el consejo propondrá el reparto de un dividendo de 0,20 euros por acción correspondiente al ejercicio 2015, lo que supondrá la primera distribución de beneficios entre los accionistas de la entidad desde 2007.
De cara al presente ejercicio, el banco alemán advirtió de que 2016 "será un año difícil" por el entorno geopolítico y macroeconómico, aunque aseguró que esto no impedirá a Commerzbank implementar su estrategia y buscar una mayor cuota de mercado para sus principales áreas de negocio, manteniendo estable su base de costes.
Por otro lado, Commerzbank prevé un moderado incremento de las provisiones por pérdidas de crédito debido a la menor tasa de recobro de préstamos impagados, mientras que el banco espera un ligero incremento de su beneficio en comparación con el resultado de 2015.